Por Catalina Maldonado
4 agosto, 2022

Con el fin de mantener a su familia y pagar sus estudios, Meerab trabaja cada noche repartiendo alimentos. Algo que es poco convencional para una mujer, sobre todo por los riesgos que corre.

Pese a que estamos en un mundo donde la igualdad laboral entre hombres y mujeres es un hecho, todavía existen empleos en los que se imaginan que son más “para hombres” que para mujeres. Por eso, cuando una chica se atreve a incursionar en este rubro, se le considera una novedad.

Así ha sido en el caso de Meerab, quien se inscribió al trabajo de repartidora de comida para KFC en Pakistán, al tiempo en que se expone a peligros por trabajar a solas de noche.

Gophergo

El caso de esta chica se dio a conocer gracias a Fizza Ijaz, quien ordenó comida de KFC a domicilio y se sorprendió al saber que era una mujer la que le había traído su comida a domicilio.

“Hoy ordené KFC en Lahore y recibí una llamada de una mujer que decía: ‘Hola, soy tu repartidor hablando’. Me emocioné tanto que me paré afuera de la puerta para recibirla y nosotros (mis amigos y yo) hablamos con ella durante unos buenos 10 minutos sobre muchas cosas, incluidas sus actividades, pasión y habilidades para andar en bicicleta”, escribió en su cuenta de Linkedin.

Linkedin Fizza Ijaz

En esa conversación, Meerab les contó que estaba trabajando en esto para ganarse la vida de forma honesta y mantener a su familia, quien además de trabajar en esto, estudia.

Actualmente, estudia la carrera de diseño de moda, por lo que su empleo como repartidora de comida lo hace por las noches y pretende seguir en esto hasta que complete su graduación, y así poder lanzar su propia marca de moda.

“Conoce a Meerab de Yohanabad, Lahore . Está cursando una licenciatura en Diseño de Moda y está haciendo su trabajo nocturno como pasante en Kentucky Fried Chicken para cubrir sus honorarios. Tiene la intención de seguir siendo concursante durante otros 3 años hasta que se gradúe. ¡Planeando lanzar su propia marca de moda! ¡Más poder para ella! ¡Esperamos ver a más niñas paquistaníes emprender las aventuras que su corazón desea!”, escribió Ijaz.

Linkedin Fizza Ijaz

Según la misma publicación, la educación de Meerab está financiada por la fundación KFC Education, pero ella trabaja como repartidora de alimentos para mantener a su familia. 

“¡Muchas gracias Fiza Eja y Meerab por hacernos sentir tan orgullosos! No solo es una mujer repartidora de KFC Pakistán, sino que también continúa su viaje educativo con el Programa de becas de educación superior para mujeres de KFC. De hecho, de una mujer no hay fuerza más fuerte que la que ha decidido levantarse”, comentó Asma Yusuf, directora de personal de KFC Pakistán.

Un ejemplo para muchas chicas de valentía y esfuerzo.