Por Camilo Morales
29 octubre, 2020

Melissa Russell dijo que su padre estaba mal de salud, por lo que quería que la boda fuera lo más pronto posible. Además, para los invitados, la recepción tendrá Big Macs y helados por montones, ¿qué mejor?

La pandemia del COVID-19 ha obligado a las personas a cambiar sus modos de vida y, lo peor de todo, a cancelar anhelados planes y eventos. Este es el caso de Melissa Russell y Shannon McKenna, una pareja de Escocia que ha visto truncado su sueño de casarse dos veces, debido al coronavirus y las medidas de distanciamiento social.

Tras la fallida ceremonia que ha tenido que posponerse dos veces en 12 semanas, las dos no lo dudaron y decidieron realizar su boda sí o sí. Era necesario casarse pronto, debido a que el padre de Melissa está mal de salud y no quieren que se pierda el especial día. Para eso, eligieron nada más y nada menos que un McDonald’s.

Melissa Russell

El local se encuentra en Motherwell, en donde la pareja hará la recepción de los invitados. En aquel McDonald’s, Melissa ha trabajado durante los últimos seis años. La otra parte de la boda, que es la ceremonia más formal, será en el Chatelherault Country Park. Para los invitados, la recepción tendrá Big Macs y helados, por montones.

Motherwell/Ross Watson

Según informa el Daily Record, Melissa agradeció a Kate Walker, administradora de ese local, “por acogernos a nosotros y a nuestra pequeña fiesta en un día tan especial (…) No es el día que nos habíamos imaginado, pero estamos encantados de pasar la recepción en el restaurante Motherwell. Sin duda será uno para recordar“, especificó.

Melissa Russell

Por su parte, Shannon hizo un recuento del recorrido que han tenido que llevar para poder casarse, al fin. “Hemos tenido tantas cosas de ida y vuelta, con lugares y fechas que han tenido que cancelarse debido a las restricciones de COVID-19; estamos encantados de que Kate y su equipo hayan acordado organizar nuestro día especial“, dijo a Daily Record.

La administradora, Kate, cerrará el local a las cinco de la tarde de ese día, para que quede exclusivo para el evento de la pareja. Ella dijo que Melissa era “parte importante” de su equipo. “Nos encantó cuando nos pidieron que usáramos el restaurante, especialmente después de escuchar el problema que habían tenido al tratar de asegurar un lugar y una cita“, dijo Kate.

AFP

¿Qué más soñado que una boda con hamburguesas y papitas fritas?