Por Antonio Rosselot
4 noviembre, 2020

Para ayudar a sus cercanas, Subhan decidió dejar la escuela y vender té en Mumbai (India), cosa de engrosar el débil bolsillo familiar. Dice que su principal objetivo es alivianar la carga a su madre y asegurarse de que sus hermanas no dejen sus estudios online.

Llevamos una buena cantidad de meses escuchando historias de familias que la han tenido difícil en esta pandemia, debiendo extremar sus recursos y trabajar en lo que sea para subsistir.

Pero cuando estas historias de esfuerzo y trabajo involucran a menores de edad, la historia toma un cariz distinto. Dicho esto, les presentamos a Subhan, un chico de 14 años oriundo de Mumbai (India), que tomó las riendas económicas de su familia luego de que su madre perdiera el empleo por culpa del COVID-19.

TW: @ANI

La historia del pequeño hacia atrás tampoco es muy auspiciosa. El padre de Subhan falleció cuando éste tenía solo dos años de edad y, desde ese momento, su madre había estado trabajando como asistente en un bus escolar para mantenerlo a él y a sus otras hijas.

Sin embargo, la pandemia atacó al bolsillo de la familia una vez que impusieron el confinamiento en India y la mujer se quedó sin trabajo.

TW: @ANI

Ahí fue cuando Subhan tomó cartas en el asunto y comenzó a vender té en las calles de Mumbai para ayudar a sus seres queridos y asegurarse de que sus hermanas sigan con la escuela en línea. Él, en tanto, señaló que esperará a que las escuelas reabran físicamente para retomar sus estudios; mientras, seguirá trabajando.

“Mi madre es asistente de bus escolar, pero las escuelas están cerradas así que estamos pasando penurias económicas. Yo preparo té en una tienda en Bhendi Bazaar y la vendo allí, en Nagpada y otras áreas, no tengo mi propia tienda. Gano entre 300 y 400 rupias diarias —unos 4-5 dólares—, las que le doy a mi madre y me guardo un poquito”.

—Subhan a ANI—

TW: @ANI

Esperamos de corazón que la familia del joven Subhan pueda mantenerse a flote en estos meses y él pueda retomar la escuela, algo muy importante. Pero por ahora él se calzó la camisa de proveedor de la familia: todo sea por cuidar a los suyos…