Por Lucas Rodríguez
11 noviembre, 2021

“Mi sentimiento es de gratitud por haber contribuido un poco con la actitud de Sam”, dijo Simone Xavier Soares Miranda, la madre del pequeño pero generoso Samuel. Cree que la decisión del pequeño es la mejor muestra de que lo han educado bien.

Sin dudas que uno de los principales miedos de los padres a la hora de tener hijos, es que estos resulten en buenas personas cuando lleguen a la adultez. Las maneras de asegurarse de esto son conocidas por todos: amor en el hogar, una presencia constante pero no agobiante de los padres en la vida del hijo, y lo más importante de todo, una buena educación. 

Samuel, un chico de 7 años de Bahía, Brasil, ya disipó los miedos de sus padres sobre sus valores a su corta edad.

archivo personal

El chico llamó la atención de su madre cuando un día se acercó para decirle que tenía deseos de vender helados en las calles. Simone Xavier Soares Miranda dudo un poco: Samuel era demasiado pequeño para estar en las calles ofreciendo productos y manejando dinero. Iba a ser un no, cuando su hijo le explicó el motivo que había inspirado su deseo: ayudar a las familias que se encontraban en aprietos. 

Viendo que el motivo del negocio de su hijo era puro, Simone no solo decidió decirle que sí, sino que también apoyarlo y colaborar con él. 

archivo personal

Fue así como la primera tanda de paletas heladas fueron confeccionadas por madre e hijo juntos.

Se vendieron con rapidez, por lo que madre e hijo pudieron pasar a la siguiente fase de su plan: reinvertir el dinero ganado en castas de alimentos para los necesitados. Una vez armadas estas, fueron puerta a puerta ofreciéndolas. Como si se hubieran puesto de acuerdo, una de las personas agradeció al chico de una manera que los sorprendió: 

“Cuando llegamos a entregar las canastas, estas familias salieron llorando de sus casas. Hay muchos casos de miseria. Me duele el corazón. Dios lo bendecirá mucho, a su manera. Guardaré este papelito. Nunca había estado tan emocionado”

–Simone Xavier Soares Miranda para Razoes para Acreditar

archivo personal

Tanto la madre como el padre de Samuel acreditaron la buena voluntad de su hijo a lo mejor que podrían celebrarse una pareja de padres: una buena educación cívica entregada a su chico en casa. Viendo las buenas obras en las que busca ocupar su tiempo su chico, estos dos padres pueden tomarse un merecido descanso. 

archivo personal

Viendo el éxito de su primer plan, Samuel también planea iniciar otro: recolectar juguetes desechados y llevárselos de regalo a chicos que no tienen cómo pagarlos.