Por Lucas Rodríguez
7 agosto, 2019

Con el permiso de los cuidadores del museo, Seamus Blackley obtuvo el ingrediente que estaba dentro de las vasijas y otras reliquias de la antigüedad.

El pan es un alimento que viene siendo parte de la dieta de las personas desde que existen las personas. Una vez la humanidad se comenzó a asentar en lugares fijos, dejando de lado las épocas en que se movía de lugar en lugar en busca de cazas animales, comenzamos a notar que podíamos obtener más beneficios si mezclábamos algunos ingredientes. El pan fue uno de los mejores descubrimientos. Hoy en día lo damos por sentados, pero su combinación de levaduras, grano y horneo, es un proceso químico que debe haber costado bastante suerte y ensayo y error para perfeccionar. 

Al mismo tiempo, el paso de los años fue permitiendo que este proceso se perfeccionara, añadiendo técnicas y componentes modernos, en busca no solo de producir más pan, sino que adecuarlos a los gustos y necesidades de nuestra época.

@SeamusBlackley

Tanto para demostrar esto, como llevar a cabo un experimento científico, y, como no decirlo, hornearse un exquisito pan casero, el científico y padre de la Xbox Seamus Blackley, obtuvo el permiso para ir detrás de una manera nueva de preparar pan, que bebe de las maneras en que se hacía hace muchos, muchos años.

Con la autorización de varios expertos del rubro, Seamus obtuvo el acceso a vasijas y otras reliquias de la edad antigua, recuperados del sitio donde vivió la ancestral cultura egipcia. Si estas pensando en faraones, pirámides y esos dibujos en las paredes que se llaman jeroglíficos, estás en lo correcto. 

@SeamusBlackley

Con mucho cuidado, Seamus limpió las vasijas y separó sus componentes, encontrando una buena cantidad de levaduras en el proceso. Siendo un microbio que pasa por largos periodos de hibernación, la levadura puede durar muchísimos años. Seamus la puso a trabajar junto a granos y otros ingredientes para hacer pan; eso sí, estos eran modernos. De todas formas, y como cualquier panadero puede decirte, es la levadura la que le da el gusto y el sabor especial al pan. 

@SeamusBlackley

Al terminar el proceso de horneado con su levadura de 4.500 años de antigüedad (tómate un momento para contar cuanto tiempo es eso), Seamus se encontró con que tenía un pan perfectamente normal en sus manos. Pero al probarlo, se dio cuenta que tenía un gusto ligeramente amargo, pero también dulce.

Solo cuando se dio cuenta que eran las 1 de la mañana, Seamus se percató que llevaba horas comiendo de su pan, fabricado con la magia de los antiguos egipcios.

@SeamusBlackley

No todos tenemos el privilegio de poner recolectar ingredientes ancestrales para nuestros panes, pero aun así, Seamus tiene fe en que algo así pueda servir de comienzo para una tendencia similar, en la que la gente opte por ingredientes menos alterados y más naturales, en busca de un pan distinto y más sabroso. 

@seamusblackley

Para Seamus, hornear este pan le permitió, literalmente, compartir una hogaza con las culturas del pasado.