Por Luis Aranguren
9 enero, 2020

Esa sensación de estar satisfecho pero quedar con ganas de comer torta o helado es normal, tu cuerpo evolucionó para que comas completo.

Seguramente te ha pasado que estás satisfecho de tanto comer, pero de pronto tu mamá saca un pastel que tenía guardado y mágicamente vuelve el hambre. A eso le solemos llamar el «estómago del postre», aquel que solo acepta dulces pero nada de comida salada.

Pues ese estómago existe y no, no somos como otros mamíferos que tienen más de uno pero sí una saciedad sensorial bastante selectiva y específica.

Freepik

Esto lo sabemos gracias al estudio de la profesora en ciencias de la nutrición de la Universidad Penn State, Barbara Rolls. Quien durante 40 años ha investigado este fenómeno y llegó a la conclusión que la sensación de llenura se da con las comidas que menos te gusta.

«La disminución en el placer que obtiene de los alimentos es específica de los alimentos que ha estado comiendo u otros alimentos que son similares. Entonces, si bien puede perder el apetito por esa comida, una comida diferente seguirá siendo atractiva. Por eso siempre tienes espacio para el postre».

-Barbara Rolls

Esto deja claro que la comida se hace menos sabrosa a medida que la consumes, desde su olor hasta su sabor y textura.

Freepik

Es por esto que al llegar un sabor completamente opuesto parece cautivador para nuestros neuroreceptores. Una forma en la que el cuerpo se defiende para obtener todos los nutrientes que necesita, de diferentes comidas.

Quienes más sufren este proceso evolutivo son aquellas personas que suelen hacer dieta y limitan los tipos de comida que pueden consumir.

Freepik

Aunque la ventaja la tienen en la ingesta de calorías, por supuesto esa es su meta al momento de hacer dieta y les facilita alcanzarlas. Por eso te recomendamos una dieta saludable y variada, con alimentos que puedan alegrar a tu paladar.

Así que no te sientas mal como después de decir a todos que estás lleno, terminas comiéndote un gran pedazo de pastel y te miran con cara de sospecha.