Por Luis Aranguren
18 mayo, 2020

Los nuevos envases serán de origen vegetal y se degradarán en un año. Un respiro necesario para el planeta.

La lucha en contra de la contaminación es algo que todos debemos asumir, por más prescindibles que alguien pueda creerse habita el mismo mundo y no podrá salvarse de desastre. Es por eso que todos hemos buscado formas de hacer nuestras vidas más «sostenibles» y permitirle al mundo respirar.

Pero es un compromiso que de ser tomado por todos (especialmente por empresarios), tendrá un impacto mayor y pues al menos Coca-Cola se ha unido a un proyecto que promete cambiar al mundo.

Coca-Cola Company

Uno de los principales contaminantes en el mundo es el plástico, además de dañar nuestros espacios suele cobrarse la vida de animales del mar. Es por esto que la empresa de bebidas gaseosas se unió con el fabricantes de cerveza Carlsberg para fabricar plástico a base de azúcares vegetales.

«Este plástico tiene credenciales de sostenibilidad muy atractivas porque no utiliza combustibles fósiles y puede reciclarse, pero también se degradaría en la naturaleza mucho más rápido que los plásticos normales».

-Tom Van Aken, director ejecutivo de  Avantium

Este proyecto está siendo realizado por una compañía de bioquímicos ubicada en los Países Bajos llamada Avantium y esperan poder olvidarse de los combustibles fósiles pronto.

Coca-Cola Company

Coca-Cola desea asegurar el futuro de sus productos embotellados, por eso ha buscado la manera de hacerlo sin tener que destruir al mundo según The Guardian. Se estima que alrededor de 300 millones de toneladas de plástico se fabrican cada año, contribuyendo a la crisis climática y ambiental.

Este nuevo material será muy resistente para poder contener las bebidas hechas con agua carbonatada, durante los ensayos se ha demostrado que el plástico de planta se descompone en un año y mejor aún se puede convertir en composta.

Coca-Cola Company

Sin embargo aseguran que lo mejor es reciclarlo, pues es un trabajo de biorefinería, del cual se puede formar este nuevo plástico más de una vez. A pesar del coronavirus han decidido continuar las investigaciones, si bien se ha hecho más difícil el trabajo esperan que llegue a los estantes en el 2023.

Esperan poder producir al menos 5 mil toneladas de este nuevo plástico vegetal en su primera producción, sin duda será un cambio para el mundo y para la mentalidad de todos los que trabajan por cuidar al mundo.

Coca-Cola Company

Claramente esta será una medida efectiva pero no debemos olvidar nuestra parte del compromiso y ayudar con el reciclaje y la limpieza. No debemos dejar que ninguno de estos materiales caiga en el mar, tiene su lugar y lo mejor de todo es que puede ser reutilizable.

Cuidar el planeta es cuidar de nosotros mismos y de las generaciones por venir, estemos unidos ahora mientras aún haya un mundo por salvar.