Por Lucas Rodríguez
18 noviembre, 2021

Un video captado por cámaras de seguridad enseñó cómo el profesional de la comida corrió a socorrer al chico. Utilizando la maniobra de Heimlich, consiguió que el joven pudiera volver a respirar.

Quienes se preocupan de la salud de todos nosotros, señalan en varias ocasiones que hay algunas herramientas y tácticas de emergencia que todos deberíamos manejar. Una de las más comunes es la conocida como “maniobra Heimlich”. Esta constituye una táctica para apretar el pecho de una persona a la que un pedazo o parte de comida se le ha atascado en su vía respiratoria, con el fin de sacarla de ese lugar. 

Es una táctica de efectividad comprobada, fácil de aprender y que muchas personas del área gastronómica ya manejan.

Youtube: ViralHog

Esto último fue lo que dejó en claro un video reciente, en el que se puede ver cómo el cocinero de un restaurante aplica la maniobra de manera efectiva. La causa de esto es que un joven, que trabajaba como mesero en el restaurante, se estaba ahogando luego de ingerir un sandwich de pollo.

Comiendo durante un intermedio, el chico comenzó a tener problemas para llevar el aire hacia sus pulmones.

Youtube: ViralHog

Ahí fue cuando uno de sus colegas se acercó corriendo, y tomándolo por detrás, comenzó a apretar su pecho. Fueron necesarios varios apretones hasta lograrlo, pero el chico finalmente pudo recuperar el flujo normal de oxígeno hacia sus pulmones. 

Una vez lo peor ya ha pasado, el chico vuelve a señalarle a su salvador que lo ayude.

Youtube: ViralHog

Conociendo los próximos pasos de la maniobra, el chef le indica que se curve. Ahí comienzo a darle palmadas en la espalda, buscando que el afectado escupa lo que le quedaba del sandwich de pollo en su traquea. 

Youtube: ViralHog

El chef fue celebrado como un héroe, especialmente por la madre del chico quien también trabajaba en el establecimiento.

Youtube: ViralHog

Muchas de estas maniobras y tácticas para socorrer a alguien que se encuentra en una situación de emergencia pueden ser aprendidas sin mucha dificultad. Sea la maniobra Heimlich o la similar táctica para resucitar a alguien que ha estado cerca de ahogarse, tienden a ser tácticas enseñadas en muchos municipios o centros sociales. 

Nunca está demás acercarse a uno de estos para adquirir la sabiduría buscada. En muchos casos es gratis. Teniendo en cuenta que pueden significar que hagamos una diferencia substancial en la vida de otra persona (aún más si esa persona es un ser querido), no estaría malo adquirir estas habilidades.