Por Luis Aranguren
19 octubre, 2021

Aunque sí era más pequeña de lo que decían, era porque al cocinarla, perdía jugos. La suelen pesar antes de cocinarla.

Todos tenemos un espacio en el que nos gusta comer, ya sea el menú o la atención, lo cierto es que nos encantamos y no nos molestamos en ir repetidas veces. El problema es cuando vemos que no cumplen con lo prometido y nos sale la típica queja, “esto ya no es como antes”.

Pero Antonio Chacón quería tener la certeza de lo ocurrido, por lo que decidió ir preparado antes de realizar cualquier juicio.

Kennedy News and Media

Resulta que  en su restaurante de carne favorito, llamado Texas Roadhouse, de Colorado, ofrecen una carne que presuntamente pesaba 170 gramos. Pero durante sus últimas visitas se dio cuenta que estaban algo pequeñas, por lo que en una comida de cumpleaños se llevó una báscula.

Al llegar al lugar, pidió lo de siempre, costillas, bistec, papas fritas y puré de papas. Cuando llegó el platillo, tuvo el mismo problema con la carne por lo que decidió sacar su báscula.

Resulta que al momento de verla, esta solo pesaba 104 gramos, mucho menos de lo prometido por lo que decidió acudir a las redes sociales para contar lo ocurrido.

Kennedy News and Media

Su historia atrajo a muchas personas quienes trataron de explicarle que tal vez era pesada antes de cocinarla, pero que al momento de entrar en la plancha, perdía peso por los líquidos que se evaporan. A eso, él respondió que en el restaurante le pidieron disculpas y le sirvieron tranquilamente.

“He comido allí antes y conozco mis bistecs. Si se trata de un bistec de 170 gramos, habrías pensado que sería de 170 gramos sin importar qué, incluso cuando esté cocido. Mi papá dijo ‘ve a buscar la báscula que acabamos de comprar’, la agarré y pedí permiso. Me aseguré de preguntarle al gerente principal porque me habría sentido irrespetuoso si no lo hubiera hecho”.

–Antonio Chacón contó a Kennedy News and Media–

Para él fue algo sorprendente, aunque no sabía que un bistec se encogiera, le prometieron que tendría 170 gramos de carne y no quería menos.

Por supuesto, cuando se trata de redes sociales, las opiniones son diversas y muchos lo llamaron un “Karen”, por molestar a los trabajadores. Pero al parecer ellos no tuvieron problema y le trajeron uno que se veía mucho más grande que el primero, además de recibir un descuento.

Kennedy News and Media

Él recomienda a todos hacerlo, cree que la atención al cliente es importante y si incumplen, deben estar obligados a hacer un buen trabajo.