Por Lucas Rodríguez
6 febrero, 2020

Una pizza de vez en cuando, es la mejor manera de motivarnos a mantener una dieta saludable.

Las normas de la buena vida y lo que es deseable en la sociedad han cambiado mucho en poco tiempo. Cuando hace un poco más de veinte años, lo deseable era vivir relajado, sin buscarse mayores preocupaciones, hoy la tendencia ha ido hacia el otro extremo. Un cuerpo torneado, delgado y listo para correr una maratón, además de rasgos estilizados por la cirugía plástica y la corrección de defectos, es lo que nos han convencido que debemos buscar. Es cierto que es una búsqueda que se basa en una vida saludable, pero si es llevado a un extremo, donde la misión puede terminar por jugarnos en contra, puede resultar en los efectos contrarios. 

Las dietas son un buen ejemplo de esto. Dependiendo de cuál sea el motivo por el que las seguimos, pueden resultar en una alternativa muy positiva, que se traduzca en mejoras palpables para nuestro estilo de vida. Pero si son usadas como medio para justificar una obsesión insana con la imagen exterior, pueden resultar muy dañinas, tanto al corto como el largo plazo. Todo se trata de la moderación, así como de tener claro cuál es nuestro objetivo y cómo llegar a él. 

Unsplash

Es por eso que expertos de la salud mencionan que las mejores dietas no se tratan de cortar definitivamente con uno u otro tipo de comida. Los menús ultra calóricos o altos en grasas nunca han sido una buena alternativa alimenticia, pero esto no significa que debamos eliminarlos por completo. Es así como una de las opciones de menú de placer favoritos de todos, la pizza, puede que haya recibido más mala publicidad de la que se merece.

Unsplash

La experta británica en nutrición, Terri-Ann Nunn, consultada por The Sun, señaló a la pizza como una gran complemento a una dieta saludable. Para ella, lo importante está en donde la situamos. El objetivo es que nuestra dieta sea principalmente alimentos saludables y bajos en calorías (especialmente si vives una vida sedentaria, donde no tienes mayores necesidades de grandes flujos de energía). La pizza puede ir como un premio, algo que comeremos una vez al mes, para celebrar lo bien que vamos con nuestra dieta estricta. 

Unsplash

Para realizar esto de la mejor manera posible, la experta recomienda optar por pizzas de buena calidad, ojalá fabricadas con ingredientes veganos. De esta manera se podrá disfrutar de uno de nuestros platos favoritos, sin tener que ingerir una cantidad de grasa de la que luego nos costará deshacernos.