Por Lucas Rodríguez
20 febrero, 2020

Partir el día con unos huevos, salchichas, café y todo lo que nos gusta dejaría al metabolismo listo para quemar toda esa grasa extra.

Las mejores noticias, las que más nos gustan, tienen que ser las que parecen ir en contra del sentido común. Especialmente si estamos hablando de maneras de perder peso y mantener una figura atractiva, todos esos doctores diciendo que tenemos que comer menos tortas y más apios y coles, no hacen más que deprimirnos. Si el mundo funcionara al revés de lo que lo hace, si ir al bar, dormir hasta tarde, jugar videojuegos y comer dulces fuera bueno para la salud, todos tendríamos cuerpos perfectos. Pero por alguna razón bastante cruel, la vida funciona de la manera opuesta: hacer las cosas que nos agrada, tiene un costo directo en nuestra salud. De ahí que el equilibrio para tener una vida sana y vernos bien, sea uno tan alto. 

Unsplash

Pero los descubrimientos de los expertos van cambiando a la par con los cambios en la sociedad. La alimentaciones, así como los tipos de cuerpos y los ambientes en los que nos movemos, no se mantienen estáticos. Cada semana nos enteramos que un nuevo estudio dio con una manera alternativa de vivir y llevar a cabo nuestros días a días. Unos son extremadamente difíciles, como esas dietas en las que no debemos comer mucho y llenar el vacío en nuestro estómago con hojas de matorrales. Pero de vez en cuando, la ciencia nos sorprende.

Unsplash

Pocas veces nos ha sorprendido para mejor, que cuando nos enteramos que investigadores en Alemania, específicamente en la universidad de Lübeck, nos enseñó la información que queríamos ver. Resulta que comer un gran desayuno, como los que nos gusta servirnos los fines de semana, serían lo mejor para adelgazar y mantener la figura que queremos enseñar en la playa. Puede que suene contrasentido, pero la lógica es de lo más sólida. Deja que te expliquemos. 

Unsplash

Estudiando en un laboratorio el metabolismo de 16 hombres , los científicos alemanes notaron que los hombres que partían su día con un gran desayuno, tendían a tener un metabolismo muchísimo más activo. Esto se traducía en que su cuerpo se disponía para quemar más grasas a lo largo del día. Al contrario, quienes comían un desayuno ligero, tendían a sentir más la necesidad de dulces y comidas ricas en azúcares, algo que todos sabemos son los enemigos principales si es que pretendemos mantener lejos de nosotros los kilos demás.

Unsplash

Noticias maravillosas para los que entendemos cómo realmente funciona el mundo. El desayuno no solo es la comida más importante del día, sino que también la mejor.