Por Camilo Fernández
26 junio, 2018

Nunca había leído un nombre tan largo y tan alemán para un fiasco de sándwich.

Los hipsters o alternativos tienen la horrorosa tendencia de arruinar las cosas para las demás personas. Apenas descubren algo, lo modifican hasta el punto del absurdo que lo único que hace es subir el precio e elitizarlo. ¡Malditos hipsters! Lo peor, es que después las empresas creen que eso es lo “cool”. 

¿No me creen?

¿Qué opinan de este spaghetti “deconstruido”?

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo

Un nuevo caso como este levantó polémica en una universidad chilena. 

La usuaria de Twitter @la_yuko encontró en uno de los locales de comida de la Pontificia Universidad Católica una curiosa preparación, que a simple vista no es nada más que comida chatarra.

Es un sandwich de salchichas con papas fritas. ¿O un hot dog con papas fritas? Bueno, da igual. El foco está en que una comida realmente simple (y deliciosa, no lo voy a negar).

¿Qué nombre le pondrían a esta preparación? ¿Y qué precio?

Twitter @la_yuko

“Sólo en la UC podrían ponerle PANINO FRITTO WURSTEL PATATINE a un pan con vienesa y papas fritas”, tuiteó la joven.

Todo a un precio de $2.000 pesos chilenos, algo así como $3,5 dólares. 

En Chile, comúnmente, a esto se le llama “papapleto”. Un nombre para nada alemán ni rimbombante. Pero el local cree que sí merece tamaña delicadeza culinaria.

Esto hizo recordar otro caso en la misma universidad.

Tiempo atrás también vendían simples huevos duros, ¡adentro de envases de plásticos! Como si las cáscara no fuera suficiente para proteger el interior, además del desperdicio innecesario de basura. ¿El valor? $1,5 dólares. 

Otra persona se acordó de otro ejemplo. El “carpaccio de tomate” para solo describir tomates en rodajas.