Por Gabriela Medina
26 julio, 2017

Hay un truco muy fácil para salir de la incógnita.

Algo muy común es que compremos un cartón de huevos pero los usemos poco durante la semana. 15 días o un mes después siguen allí y muchas veces comenzamos a dudar sobre su estado. Es complicado a veces saber si se han mantenido frescos y aunque el olor y color deberían advertirnos al respecto, no siempre es fácil determinarlo en el caso de los huevos. Lo bueno es que hay un truco genial para salir de esta incógnita, así que no te preocupes.

La página web Pop Sugar nos dice que solo necesitamos un bol, agua y el huevo en cuestión.

Estos son los pasos a seguir para finalmente saber si puedes comerte esos huevos o no.

  1. Llena tu bol (o vaso) con agua
  2. A continuación, deje caer un huevo en él
  3. Si el huevo se hunde en el fondo y se pone plano en sus lados, entonces está súper fresco y se puede consumir sin problemas
  4. Por otro lado, si se hunde pero se mantiene erguido, todavía está bien para usar, pero está un poco viejo
  5. Finalmente, si flota, está malo y no deberías usarlo.

Eso es todo, súper fácil ¿no?

Y para que no lo olvides, te dejamos este útil recordatorio que indica de forma general la edad que podría tener tu huevo dependiendo de su comportamiento:

UPSOCL / Sabores

Y ahora, a comer huevos revueltos.

Te puede interesar