Por Pamela Silva
18 julio, 2019

Pueden servirse café en los vasos hechos con café y disfrutar algo caliente mientras ayudan, aunque sea un poco, al planeta

Una de las mayores fuentes de contaminación en el planeta es el plástico de un solo uso: bolsas, vasos, utensilios, envoltorios y todo tipo de objetos que usamos en nuestra vida diaria, por un rato y luego desechamos para volver a utilizar unos nuevos al día siguiente.

Las cafeterías, por ejemplo, utilizan cientos de vasos plásticos y papel al día que generan desechos que tardan más de años en degradarse provocando grandes cantidades de contaminación.

Para tratar de mitigar esta contaminación, la compañía alemana Kaffeeform reutiliza granos de café que quedan como residuos de la preparación del mismo brebaje para hacer vasos y tazas biodegradables.

Instagram @kaffeeform

Julian Lechner, creador de Kaffeeform, comenzó trabajar en esta técnica de recicle en 2009 pero no fue hasta que se unieron con la start-up Crow Cycle Courier Collective que lograron gran impacto.

Actualmente, distribuyen sus vasos ecológicos en más de 20 cafeterías de Berlín y otras 150 distribuidoras en Europa usan sus productos reciclados.

Los granos de café los obtienen de cafeterías en Berlín, a diario son recolectados por la empresa y luego transportados a una fábrica donde comienzan a secarse.

Instagram @kaffeeform
Instagram @kaffeeform

Una vez secos, los granos de café son colocados en moldes con la forma que desean darles -ya sea las tazas desechables o las tazas mas duraderas-, se les aplica calor y luego presión para que se obtengan durabilidad y solidificación.

Estas son el tipo de iniciativas que deberían replicar en todo el mundo, ojalá luego Kaffeeform pueda estar presentes en más ciudades y así mitigar, aunque sea un poco, la contaminación provocada por el uso de plástico.

Y ya saben, elegir locales que tengan este tipo de iniciativas es como pueden aportar a que otros lugares decidan replicarlas.