Por Lucas Rodríguez
12 febrero, 2020

Algunos lo encuentran rico y sencillo, otros francamente asqueroso. En gustos hay mucho escrito, pero pocos acuerdos.

A la hora de elegir qué es lo que nos llevamos a la boca para saciar nuestra hambre, las opciones son muy variables. Puede que factores externos entren a definir qué es lo que nos sentimos con energía o tenemos el tiempo para preparar. Luego entran los gustos: hay personas que no soportan cierto tipo de alimentos, que para otros pueden ser verdaderos manjares. Es cosa de dar con el equilibrio que resulte más adecuado para cada uno, sin nunca molestar a los demás o poner en duda su relación con cierto plato u otro (puede que al hacerlo nos topemos con una inesperada sorpresa, como que no pueden comer algo por alergias o que tienen una historia de enfermedades estomacales que les impiden disfrutar ciertos platos, aunque así lo deseen). 

Al decir todo esto, por supuesto que nos estamos refiriendo a la conversación en el mundo real. Todas estas leyes de cortesía y decoro vuelan lejos cuando transportamos lo que sea a los confines del internet. La mala costumbre de demasiadas personas de sentirse protegidos cuando están escribiendo online, los lleva a veces a emitir comentarios realmente desagradables. Cualquier tema los puede provocar, inclusive, el hecho de que alguien disfrute de un plato que otro podría encontrar repugnante. Todo es razón suficiente para sacar lo pero de sí mismos.

Unsplash

El más reciente campo de batalla inesperado se dio en un espacio que tiene bastante experiencia en las luchas de opinión online. Se trata de la página de Facebook Rate My Plate, un espacio dedicado a la publicación de fotos de platos de comida clásicos o experimentales, en busca de la aprobación de la comunidad. Pueden dar por hecho que los modales sobre la mesa no es algo que los usuarios lleven con ellos a la hora de postear en el grupo. 

Unsplash

La usuaria Kristi D’s se atrevió a mostrar un plato que no era demasiado llamativo, causando una controversia que saltó hacia todas partes, manchándolo todo. Se trata de una simple foto de un plato de pasta con salsa de carne, algo tan sencillo que es capaz de sacarnos de aprietos a donde vayamos. Pero no todos vieron las mismas bondades que ellas: algunos incluso tuvieron la indecencia de compararlo con lo que ocurre cuando comemos demasiada comida en una sola sentada.

Facebook: Rate My Plate

Por suerte, otros estuvieron de acuerdo con ella: destacaron que es un plato muy rico y fácil de hacer, capaz de sacarlos de apuros cuando lo necesiten. La guerra por las pastas con salsa de carnes comenzó y no parece estar cerca de acabarse.