Por Antonio Rosselot
6 agosto, 2019

Melin Jones se enfureció al ver que la repostera había escrito ese ofensivo mensaje, pero luego se dio cuenta de que todo fue una gran confusión.

Todos vivimos la emoción y las ganas de estar de cumpleaños siendo un niño pequeño. Es ese día en donde recibes regalos, comida y mucha atención por parte de tu familia y amigos, y claro, tus padres siempre quieren hacer que este día sea lo más especial posible. Pero en este caso, la intención de Melin Jones, una mujer de Bonne Terre (Missouri, EE.UU), fue vilmente interpretada y mal entendida por la encargada de reposterías del Walmart local.

FB: Melin Jones

Elizabeth, la hija menor de Melin, cumplía 2 años, y la mujer quería regalarle su pastel favorito con un tierno mensaje escrito arriba. Sin embargo, lo único que mostró su cara al ver el pastel fue decepción y rabia, ya que la frase escrita decía Happy Birthday, Loser («Feliz cumpleaños, perdedora»). Un mensaje que claramente no quería transmitirle a su hija.

FB: Melin Jones

El primer impulso que tuvo Melin fue que había sido víctima de una pésima broma de mal gusto, pero luego de controlar la rabia y pensar bien en el porqué del mensaje, la mujer llegó al meollo del asunto. Y todo esto, porque tanto ella como el resto de su familia se refiere a Elizabeth como «Liz» o «Lizard».

FB: Melin Jones

«Le pregunté a la señora que estaba detrás del mostrador si podía escribir ‘Happy Birthday Lizard’ [‘Feliz cumpleaños, Lizard’] en el pastel. Ella dijo ‘Seguro!’, tomó el pastel y unos minutos después me lo entregó. No lo miré. Tenía algo de prisa y creo que pensé que no habría ningún problema con algo tan simple».

Melin Jones en Facebook

Melin se rió a carcajadas después de darse cuenta de la confusión, sobre todo con la imagen de Liz mirando el pastel sin saber lo que estaba escrito. Pero Melin no se hizo problemas: junto a su familia disfrutó del pastel «perdedor» y después volvió a Walmart a comprar otro para la celebración de su hija.

FB: Melin Jones

Melin señaló que no le comentaron a Liz sobre el mensaje del pastel, pero probablemente en unos años más la situación le haga tanta gracia como a su madre.