Por Catalina Maldonado
28 septiembre, 2020

La hija de Crystal MacDonald, Ashlyn de 11 años, vive con un autismo severo no verbal y para ella, comer es una experiencia muy complicada. Por eso, su madre se ha encargado de conseguir la mayor cantidad de latas de spaghettis para darle de comer. Aunque a veces, es una tarea muy difícil.

La crisis por coronavirus ha afectado a todos en distintos puntos de su vida, y en el caso de esta madre, el desabastecimiento producto del confinamiento ha sido todo un problema para ella y la posibilidad de comprar unas simples latas de spaghettis, que en realidad, son cruciales para su vida. 

Crystal MacDonald es el nombre de la mamá que cuida de Ashlyn, una pequeña de 11 años que padece de un autismo severo no verbal desde hace ya varios años. Cuando tenía cuatro años, probó SpaghettiOs con albóndigas y, desde mediados de marzo, no ha podido comer nada más. 

NBC Boston

“Antes de la pandemia, comía algunos otros tipos de alimentos como pizza de queso, yogur y queso a la parrilla. La comida es una experiencia muy sensorial para ella y creo que la mayoría de los alimentos son demasiados, en cuanto a textura y sabor, para ella,” dijo su madre a Today. “Una vez que perdió su rutina de la escuela y, como tantas personas con autismo, la rutina es vital para su salud mental, dejó de comer otros alimentos. Creo que la previsibilidad de la textura y el sabor de los SpaghettiOs brinda una sensación de control y comodidad a ella en este tiempo de caos”.

Pero el problema, justamente ha sido el confinamiento y la falta de oportunidades para encontrar estos SpaghettiOs en tiendas y supermercados. MacDonald comenzó a revisar las tiendas de comestibles y las despensas de alimentos en toda el área, llamando o visitando hasta 20 lugares por día. 

Campbell’s

Además de buscar a diario, MacDonald probó otras variaciones o artículos similares, pero nada funcionó. “Probé todas las versiones sin marca que pude. Incluso las preparé cuando ella no podía ver la lata, pero ella siempre supo que no eran SpaghettiOs y se negaba a comerlas“, dijo su madre.

Sin embargo, la vida se encargaría de ayudarla luego de que su historia de búsqueda de estos spaghettis enlatados saliera en el diario local. Allí la familia MacDonald recibió un gran apoyo de su comunidad, desde consejos sobre dónde encontrar el producto hasta donaciones de latas directamente en su puerta.

NBC Boston

“Ha sido una experiencia increíble sentir tanto amor de nuestra comunidad”, dijo MacDonald a Today. “Como padre de un niño con necesidades especiales, puede ser una existencia solitaria y una que imagina que otros no entenderán del todo. Especialmente en estos tiempos de tanta confusión y dificultades, ha sido increíble experimentar tanta bondad”.

Por otro lado, Campbell’s Soup Company, propietaria de SpaghettiOs, no estaban enterados de la búsqueda de esta madre por su producto en especifico asi que cuando conocieron su historia, la portavoz de la compañía, Lisa Zahn, anunció que “nos gustaría hacérselo un poco más fácil y planeamos enviar a los MacDonald’s un año de suministro de espaguetis y albóndigas”.

“Ese es un regalo tan increíble para mi hija y para nosotros”, dijo. “Esto traerá tanta alegría y aliviará tanto estrés. Es una bendición increíble y no puedo expresar mi gratitud lo suficiente. No tengo suficientes palabras” finalizó diciendo la emocionada madre.

NBC Boston

En momentos de crisis, todos nos ayudamos.