Por Antonio Rosselot
7 enero, 2021

Navalben comenzó el año pasado con su negocio y, al día de hoy, tiene más de 80 búfalos y 45 vacas con las que nutre de leche a varios pueblos de su zona. Su fortuna incluso le ha valido premios de emprendimiento.

Hay muchos tipos de millonarios y millonarias en el mundo: magnates financieros, empresarios, corredores de bienes raíces, deportistas… la lista suma y sigue. Pero siempre es particular encontrarse con figuras que no están dentro del listado de los más exitosos en general.

Les presentamos a Navalben Dalsangbai Chaudhary, una mujer india de 62 años oriunda de un pueblo cercano a Gujarat (India), que se convirtió en una inspiración para miles al acumular una no despreciable fortuna vendiendo leche ordeñada por ella misma.

Autor desconocido, ayúdanos a encontrarlo.

Extrañamente, 2020 fue el año en que se consagró con su negocio: de acuerdo a los reportes, la mujer vendió un total de 149.778 dólares en leche, obteniendo un margen de ganancia de casi 4.800 dólares. Tomando en cuenta las condiciones económicas en India —y sobre todo en el sector rural de escasos recursos—, es mucho dinero.

Navalben comenzó su negocio el año pasado en su propia casa, y el éxito fue tan inmediato como inesperado: hoy tiene más de 80 búfalos y 45 vacas, con los que produce leche para varios de los pueblos a la redonda.

Además, tiene a quince empleados trabajando en la lechería.

Imagen referencial. (Ilri / Jules Mateo)

El arduo trabajo de la mujer le valió bastantes reconocimientos a nivel local, pero el más destacado fue el entregado por RS Sodhi, director de Amul, la planta de lácteos más grande del país. En un tuit de agosto pasado, el empresario destacó a Navalben como el primer lugar en cuanto a cantidad de leche vendida a Amul durante el año.

Imagen referencial. (Laughing Colours)

Universalmente, los 60 años son una edad en donde las personas ya empiezan a meditar su jubilación, pero Navalben logró comenzar una empresa y ahora su esfuerzo está dando frutos, pudiendo alimentar a su familia y a sus empleados.

¡Ídola!