Por Andrea Araya Moya
11 Agosto, 2017

El plato que cocinó era extremadamente peligroso.

En el mundo de la cocina hay ciertos alimentos que debemos evitar consumir si es que no han pasado por cocción o, al menos, limpieza necesaria. Productos como el pescado, huevo, patatas y pollo, entre otros, no deben consumirse crudos, pues pueden poner seriamente en peligro tu vida.

Y así lo dejaron en claro en “MasterChef Chile”, el famoso programa de cocina en su versión chilena, en el que un grupo de chefs profesionales evalúan las preparaciones de los participantes. En el capítulo más reciente, los chefs evaluaron el plato de una de las concursantes, Andrea, que decidió preparar un “ceviche de pollo” con jengibre y limón. A simple vista pareciera ser un plato fresco y refinado. Sin embargo, podría haber sido mortal.

Canal 13

Al ver la preparación de la concursante, el chef chileno Chris Carpentier habló con seriedad y le explicó a la concursante que el pollo crudo no es un alimento que se pueda comer, pues no está recomendado. Así mismo, también expresó que no importa cuánto limón haya puesto o cuántas horas lo haya dejado así, pues el pollo no sufre cambios químicos y no existe la cocción del alimento.

Por otro lado, Sergi Arola, afamado chef español, explicó que es importante mostrarle a los televidentes que no se puede comer algo que es peligroso y que puede provocar que las personas intenten preparar este plato y tengan consecuencias devastadoras. Incluso, enfatizó en el peligro de comer pollo crudo. Y por supuesto, la participante fue eliminada inmediatamente del concurso. No era para menos.

Ahora, ¿qué pasa si comes pollo crudo?

La carne del pollo puede contener bacterias como salmonella, campylobacter, entre otras, cuyas consecuencias pueden ser intoxicaciones alimentarias que podrían ser graves.

Si consumes este alimento crudo, dentro de cuatro a siete días después los microorganismos del pollo pueden infectar tu tracto intestinal y provocarte diarrea, fiebre, cólicos abdominales y vómitos. O, peor, la muerte.

Así mismo, es recomendable no lavar el pollo, ni siquiera en tu lavaplatos, pues los microorganismos de este alimento pueden saltar sobre tus platos, servicios, manos y superficies y provocarte alguna intoxicación.

Siempre cocina el pollo. Sin excepción.