Para acceder rápidamente al dulce de leche, la nutella, la mantequilla de maní. Lo único que alejaba esto de mi dieta era la dificultad para servirlo, ahora ¡calorías vengan a mí!

Nosotros los gordos glotones sin pena de decirlo somos amantes de la facilidad, mientras más cómodo nos la ponen es más probable que lo hagamos parte de nuestra rutina.

Si por nosotros fuera pediríamos lo más seguido posible comida rápida a domicilio, si bien es cierto que es importante respetar una dieta balanceada y hacer ejercicio, nos encanta pecar con nuestro cuerpo.

Pero si hay un punto en el que coincidimos los fitness y los fatness es que resulta muy molesto tener que buscar el cuchillo y untar todo lo que vayamos a comer ya sea con dulce de leche, con crema, con mantequilla de maní, chocolate lo que sea.

Todo está mal en ese proceso, desde el desperdicio de chocolate en el cuchillo (no me gusta perderme ni un poco) hasta después tener que lavarlo y lo tedioso de hacer que abarque todo el pan por ejemplo.

Se dice que algunos no alcanzan a terminar de untar por la tentación de darle un bocado, para todos aquellos que sufren este desesperante proceso, Andy Scherer (padre de cinco hijos adultos que padecen el mismo síntoma) creo la solución.

Indiegogo

Fabricó una especie de ‘bomba’ que permite acceder al contenido del recipiente de forma mucho más cómoda que raspando un frasco, calza perfectamente en la mayoría de estos envases y limpiarla es sumamente fácil porque se desarma.

Incluso el buen hombre tiene distintas boquillas y una campaña para comercializar su invento la cual puedes apoyar aquí donando o comprando alguno de sus modelos. Todo el que nos permita pecar con dulces de forma más cómoda, merece su premio.