Por Camilo Morales
5 enero, 2021

El sistema fue creado por Paul Juárez y consiste en que a cada familia se le entregan puntos según los integrantes de su hogar. Además, éstos pueden sumarse por buen desempeño escolar. Cada producto vale de uno a tres puntos.

Es cierto que la pandemia de COVID-19 ha generado problemas económicos en distintas familias a lo largo del mundo. Sin embargo, hay un sector en Texas en que el 43% de los estudiantes matriculados en el Distrito Escolar tienen complicaciones financieras y situaciones económicas difíciles, según datos de Today.

En ese mismo medio se dio a conocer la historia de Anthony Love, el director de una escuela secundaria llamada Linda Tutt, que queda en el pueblo de Sanger en Texas, Estados Unidos, en donde se creó una tienda gratuita de abarrotes para los estudiantes del establecimiento y sus familias.

Linda Tutt High School

Anthony contó que un día al llegar a la escuela un estudiante de octavo grado se le acercó para contarle que estaba contento de haberse comprado productos de higiene personal, como shampoo y gel de baño. “Lo primero que hizo fue decir: ‘Oye. Mírame el pelo’ (…) Así que lo miré y se veía limpio. Pero estaba emocionado porque era la primera vez que usaba su propio champú“, contó el hombre a Today.

Este hecho caló hondo en el director de la escuela, quien aseguró que “te hace reflexionar sobre ti mismo y algunas de las cosas que damos por sentado, y te ayuda a poner la vida en perspectiva“.

Linda Tutt High School

Pero antes de haberse creado la tienda de abarrotes gratuita en Sanger en noviembre pasado, esta zona ya era calificada como un lugar en donde había familias de riesgo y con problemas financieros. Eso fue identificado por la Texas Health Resources, que tomó una idea creada por Paul Juárez, director ejecutivo de First Refuge Ministries, de poner tiendas de abarrotes en escuelas secundarias.

Y con esos números tan preocupantes, la tienda pudo hacerse realidad para los estudiantes, empleados y familias del distrito. Ésta funciona en base a puntos que son entregadas a las familias según la cantidad de integrantes que la forman. Según Today, una familia con tres personas o menos en su casa recibe 40 puntos, mientras que una más numerosa recibe 65.

Linda Tutt High School

Según Anthony, las personas “pueden comprar muchos artículos con esos puntos“, esto porque los artículos cuestan de uno a tres puntos. Éstos puntos además, pueden ganarse con buen comportamiento en la sala de clases y buen desempeño. Además, el creador del sistema, Paul, cree que esto evita a las personas sentirse avergonzadas por recibir ayuda.

A pesar de la buena intención del proyecto, la idea también ha sido criticada por algunos usuarios de las redes que creen que puede ser una situación “humillante” tener que juntar puntos. Una usuaria en Twitter escribió “¿De verdad? ¿Buenas acciones para demostrar que te lo mereces? Esto es humillante. Solo alimenta a la gente“. Sin embargo, Paul defendió la idea diciendo que “Todos obtienen puntos (…) Si no quiere usar sus puntos, puede donarlos“, y que nadie sería rechazado.

Linda Tutt High School

Finalmente, el creador de las tiendas de abarrotes cerró diciendo que “si podemos cambiar una comunidad, podemos cambiar un área. Y luego, si cambiamos un área, podemos cambiar el estado. Si podemos cambiar el estado, podemos cambiar el país. Si podemos cambiar el país, podemos cambiar el mundo“.

Esta tienda está abierta para los estudiantes y empleados del distrito durante tres días a la semana, mientras que los martes en la noche para los demás ciudadanos de Sanger. Además, están asociados con la marca de comestibles Albertsons.