Por Daniela Poblete
12 octubre, 2018

Es importante nunca olvidar de donde venimos

Kazi es un hombre que nació en una pequeña localidad de Pakistán, lejos de la comodidad pertenecía a una familia de escasos recursos. En su hogar no tenían electricidad, ni agua potable, no tuvieron la oportunidad de acceder a educación y su familia era numerosa. Sin embargo, no se dio por vencido y decidió salir de su país en búsqueda de nuevas oportunidades para poder surgir.

Facebook Mannan

Así fue como emprendió su viaje a Estados Unidos con solo 3 dólares en su bolsillo, consiguió trabajo en una gasolinera con turnos que duraban 16 horas al día y cada centavo que ganaba se lo enviaba a su padre a Pakistán. A pesar de que estaba lejos de su familia no se rindió y su arduo trabajo dio frutos, luego de que consiguiera conducir una limusina y ofrecía viajes de lujos.

Así fue como comenzó a ganar mucho dinero, pero jamás olvidó su origen y cada cuadra en la que veía personas en situación de calle buscar comida en la basura se le partía el corazón.

Además, recordaba uno de los mejores ejemplo que pudo darle su madre y es que ella cocinaba para ellos cuando pequeños, incluso siendo muy pobres compartía la comida con los vecinos que no tenían.

AP

La inspiración de su madre por ayudar a los demás hizo que lograra tener su propio restaurante y se prometió que el día en que lo cumpliera dejaría que las personas sin hogar pudieran ir a comer gratis con respeto y dignidad.

Fiel a sus principios llegó el momento de la inauguración y cumplió su promesa.

Sakina’s Halal Grill

Recorrió algunas de las calles de Nueva York y se presentó ante las personas que en un principio se mostraron inseguras ante la invitación, pero que luego comprendieron que se trataba de algo serio. Less prometió que nadie les faltaría el respeto y que se les trataría como a todos los clientes.

Upworthy

El restaurante se llama “Sakin’s Halal Grill” y actualmente entrega 16,000 comidas anualmente a personas sin hogar y que busca superar sus cifras cada año. Si bien no suena como una idea sostenible, el restaurante lleva seis años funcionando donde ofrecen comidas gratuitas y pagadas.

Upworthy

¡Es una historia maravillosa y un digno ejemplo de seguir!