Por Camilo Fernández
31 mayo, 2018

Desearía jamás haberme enterado de esto.

La reputación del sushi está bajo ataque. Esta comida japonesa no podía pasar tanto tiempo en la máxima popularidad sin problemas sanitarios, si finalmente es pescado crudo y, obviamente, su proceso para mantenerlo fresco es de suma importancia. Algo que no siempre se cumple y varios ya han sufrido los estragos.

Pixabay

Hay proveedores de pescado que han sido detectados bombeando con monóxido de carbono el atún para conservar y mantener su color rosa brillante, cuando su color ya se habría vuelto oscuro de forma natural.

Esta técnica fue descubierta siendo usada en Australia, según revela el Daily Mail, y el plan del gobierno es detener la práctica, con especial foco en los restaurantes de sushi.

Daily Mail

Este no es el único problema para el sushi en Australia. Un pescador sacó un jurel, utilizado para la producción de sushi en la isla, y halló 8 gusanos parásitos cuando lo fileteó. 

Alan Lymbery de “Freshwater Fish Group” detalló al medio que eso no es primera vez y que en Australia está lleno de peces con gusanos o nematodos que pueden transferirse a los humanos si se comen crudos. 

Facebook Alvin Lim

El Dr. Kenny Bahn especificó el caso en el podcast “This Won’t Hurt A Bit” y contó cómo se encontró con la sorpresa. “Saqué un rollo de papel higiénico y, por supuesto, envolverlo, se parece a esta tenia gigante y larga”, dijo, y agregó que la longitud del parásito era de aproximadamente 1,5 metros.

Hay que descartar que esto sea un riesgo común, ya que con el atún o salmón, es muy raro que pase algo así.

Pixabay

Otro caso, informa la BBC, fue el de un hombre en Portugal al que se le encontró varias larvas de parásito en su tubo digestivo, dándole dolores de estómago, vómitos y fiebre por una semana.

Médicamente, esto se llama “anisakiasis”, que es cuando gusanos invaden las paredes del estómago. “Es causada por el consumo de pescado o marisco crudo o poco cocido contaminado”, según la publicación del British Medical Journal Case Reports.

La ruta de esta enfermedad nace cuando los peces comen huevos de tenia y las larvas se adhieren a la pared intestinal del pez y luego esto pasa a la carne. Cuando el sahimi no se cocina, las larvas pueden transferirse al humano.

BMJ CASE REPORTS

Ya infectado, la larva puede crecer dentro del intestino varios centímetros. Así puede sobrevivir durante años y pasar desapercibido por semanas. Los síntomas son fatiga, estreñimiento y malestar abdominal.

La mejor forma de evitar este riesgo es asegurarse de consumir pescado fresco, congelado previamente por al menos 72 horas, evitar comer partes cercanas al aparato digestivo del pez y cocinarlos a más de 60 grados por al menos 2 minutos.