Por Ghalia Naim
6 septiembre, 2017

Mira esta imagen y responde: ¿Crees reconocer cuál es cuál?

Existen muchos alimentos que a simple vista son iguales y que en más de una ocasión hemos confundido, por ejemplo, el jengibre y la cúrcuma. Sin embargo, este segundo una vez procesado es prácticamente la copia de otro famoso condimento: el popular curry. Así es, la mayoría de las personas tiende a equivocarse al momento de distinguirlos, pero lo cierto es que aunque lucen similares, en la práctica no pueden ser más diferentes.

A continuación, te mostramos los beneficios de cada uno y sus singularidades.

Cúrcuma

Se extrae de la raíz de la planta Curcuma longa y es familia del jengibre, su sabor es un poco amargo y su color de un amarillo intenso que le da vida a cualquier platillo. No es de fácil absorción por su alta carga nutritiva, pero justamente esa cualidad la hace tan saludable.

  • Ayuda a prevenir el cáncer
  • Mejora la digestión
  • Ayuda a prevenir el Alzheimer
  • Ayuda a mantener el peso durante las dietas
  • Reduce el colesterol
  • Equilibra la glucosa
  • Alivia los dolores de artritis
  • Fortalece el sistema inmunológico
iStock

Curry

Es una fantástica mezcla de ingredientes naturales llenos de beneficios para el organismo, como por ejemplo cilantro, cúrcuma, comino, pimienta, jengibre, ajo, cardamomo, nuez moscada y semillas de hinojo, no obstante, su composición varía dependiendo de la zona.

  • Es un alimento para el cerebro (mejora la memoria)
  • Antiinflamatorio natural
  • Previene las enfermedades cardiovasculares
  • Es recomendable en dietas para perder peso
  • Ayuda a tratar enfermedades del estómago e intestino
  • Es un gran aliado para mejorar la digestión
iStock

Ahora, si los tuvieses frente a ti, ¿podrías reconocerlos?