Por Pamela Silva
23 enero, 2019

Bueno, ¿Qué más podemos esperar de un «curso» que tiene como objetivo educar a las mujeres como «comportarse de manera correcta»? 😡😡😡😡😡😡

Hay momentos que me hacen olvidar que estamos en 2019, Siglo XXI, que se supone somos una sociedad mucho más avanzada, en donde las mujeres tienen más derechos que hace años y que estamos avanzando y no retrocediendo. Y un curso de buenos modales turco fue uno de esos momentos.

El ayuntamiento de Bagcilar en la parte europea de Estambul, en Turquía, organizó un curso de modales que tenía como objetivo enseñar a las mujeres como comportarse de forma correcta, según indica el medio Milliyet Arzy Arda.

Y el más polémico de todos los consejos de este maravilloso curso, es uno que le indica a las mujeres que no está bien que coman helados en público.

Freepik

Sí, helados -sobre todo de cono-. Y aunque no explican por qué se trataría de una acción tan poco “elegante”, la verdad es que no hay que ser un genio para entender la razón.

Por supuesto, el consejo en cuestión ha generado mucha polémica al rededor de todo el mundo porque una vez más coarta las libertades que tienen las mujeres en los países árabes.

Y es que, en serio, ¿Comer helado? ¿Qué acaso en Turquía todos son unos obscenos que piensan ordinarieces cuando ven a una mujer comer helado?

Carlo Allegri

Y sobre todo, ¡qué culpa tendría la mujer si los hombres son unos pervertidos de mente! Podrían pensar que es una estupidez hacer tanto escándalo por el consejo, pero el escándalo existe por el trasfondo que tiene: que la culpa de las malas acciones siempre es de las mujeres.

La maestra del curso comentó a Milliyet Arzy Arda que “no quiero crear la imagen de que nuestro curso es una escuela de mujeres. Apuntamos mucho más alto que eso», lo cual es bastante poco creíble considerando que la mayoría de los “consejos” están destinados a mujeres.

Alamy

Por supuesto, el resto de los grandiosos consejos del curso son tan ridículos y aberrantes como el de no comer helado en público: masticar chicle, usar demasiado maquillaje, publicar imágenes de mujeres bebiendo en redes sociales, hablar por teléfono sobre cosas intimas y preguntar a hombres desconocidos si están casados o tienen hijos.

Honestamente, lo único que no entiendo sobre esto es por qué no se está haciendo más escándalo al respecto.