Por Luis Aranguren
18 octubre, 2019

Esta vez no fueron rosas, sino pollo frito el que llevó la feliz esposa al altar. Se lo comía de los nervios.

Al parecer las flores están sobrevaloradas en los matrimonios, aunque son una tradición en ocasiones suelen haber cambios. Existen novias que deciden disfrutar al máximo todo, inclusive poder comerse sus ‘rosas’.

Este obsequio fue hecho por la dama de honor y mejor amiga de la novia, la conocía desde siempre y sabía que solo una cosa amaba más que a su futuro esposo.

Twitter / Jenna Spertz

Fue así como Jenna Spetz decidió colocarse en contacto con Tyson -Food para organizar esa divertida sorpresa en la que la novia Blair Hardy pudiera deleitarse al morder su ramo. Al verlas simplemente le encantaron según comentó, el único problema era hacer que no se las comiera antes del evento.

«Cuando estaba pensando en mi discurso, estaba tratando de pensar en algo con lo que pudiera sorprender a Blair. De inmediato me vinieron a la mente los nuggets. Sin embargo, no estaba seguro de qué medio o cómo podría lograr algo así».

-Jenna Spetz

Ella no sabía si la compañía podía lograrlo, así que decidió enviar un e-mail y se quedó esperando con ansias su respuesta.

Twitter / Jenna Spertz

Por suerte la empresa aceptó hacer el ramo de novias, ella se alegró mucho cuando le dijeron que estaban emocionados de ser parte de la sorpresa. Algo que su amiga no vio hasta el día de su boda, la verdad fue una sorpresa impresionante.

Twitter / Jenna Spertz

La reacción fue «invaluable» según Jenna, las fotografías del día de su boda fueron espectaculares y divertidas.

Nadie se esperaba este tipo de ramos, aunque durante la fiesta no se los lanzó a las solteras y se los fue comiendo durante toda la noche mientras sonreía de oreja a oreja. Mientras los invitados comían ternera o pollo, ella se devoraba su ramo el cual acompañó con papas fritas.

Twitter / Jenna Spertz

Todos esperamos tener esa clase de amigos en nuestras vidas, los que saben tus gustos secretos y los saben mezclar con nuestros mejores momentos.