Por Luis Aranguren
8 abril, 2020

La cuarentena se ha hecho la mejor forma de explotar nuestros talentos culinarios, sin duda esto será una prueba.

Si algo ha activado esta cuarentena son nuestras habilidades cultas, nos hemos dado tiempo de hacer y por supuesto comer cosas nuevas. Seguro antes por motivos de trabajo siempre solías comer cosas comunes y repetitivas pero por ahora ya no más.

Pues si quieres refinar no solo tus comidas, sino también tus postres existe uno japonés que sin duda es muy lindo y una vez hecho sentirás algo de pena al comerlo.

Twitter / Tsunekawa

El pastel de gelatina de leche arcoíris es una especialidad que se puede hacer hasta en menos de media hora y no lleva más de cinco ingredientes. Para hacerlo solo necesitarás agua, azúcar, leche, jarabe para helados y kanten (polvo de agar).

El proceso es bastante sencillo pues en una olla deberás combinar 4 gramos de polvo kanten, 60 gramos de azúcar y 5 onzas de agua según la receta de Sora News24.

Twitter / Tsunekawa

Todo esto lo deberás mezclar lentamente mientras lo calientas a fuego lento, al hervir deberás apagar el fuego. Luego deberás agregar 10 onzas más de leche a la mezcla, luego deberás colocarla mezcla en el refrigerador y esperar a que se endurezca.

Luego deberás repetir el primer proceso en varias ocasiones pero esta vez le agregarás un extra de jarabe para helado.

Twitter / _Onico

debes tener varios colores en tu despensa para poder hacer un verdadero arcoíris, mientras más vivo sea el color será mejor para el modelo. Cuando los colores estén fríos podrás agregarlo sobre la primera mezcla incolora.

Si quieres que luzca un poco más elaborada, puedes picar en cubos las gelatinas de colores y colocarlas de modo que ajusten como prefieras en tu molde.

El dulce lo describen como dulce y cremoso, algo divertido para que cocines durante esta temporada de encierro. Es momento  de sacar el chef repostero que llevas dentro y atreverte a darle a tu familia unas nuevas delicias.

Twitter / Tsunekawa

Después de todo el procedimiento solo te quedará cortar una rebanada y sentarte a disfrutar, no es un proceso largo y en verdad vale la pena.