Por Florencia Lara
5 mayo, 2022

El hombre de origen australiano realizó un reto de un mes para demostrar que la comida rápida causa daños a la salud física y mental de las personas.

La comida chatarra es uno de los grandes placeres del ser humano, debido a su exquisito sabor y a la facilidad e inmediatez de las preparaciones. Tristemente, todo exceso es malo y comer grandes cantidades de comida chatarra también. Así lo quiso demostrar Conan Visser, un joven dedicado al mundo del deporte que solo se alimentó de la comida chatarra por 30 días para demostrar los efectos nocivos que tiene esta.

Shutterstock

Visser es un hombre de origen australiano que ama la vida sana. El  joven, dispuesto a demostrarle a las personas que todo la comida rápida era mala para el cuerpo, realizó un desafío por un mes donde solo comió  papas fritas, pollos rebozados y hamburguesas de la cadena Kentucky Fried Chicken.

El deportista no demoró en sentir los efectos nocivos de la comida chatarra. En los primeros 10 días Visser sintió un dolor de estómago intenso .Tanto fue la molestia que acudió al hospital y el doctor del recinto le pidió una tomografía. El australiano tenía una obstrucción intestinal debido a la falta de fibra en su dieta y eso le causaba su malestar. Aún así completó los 30 días del reto.

TikTok:@conanvmvisser

Al cumplir el mes completo del desafío, Visser acudió nuevamente al hospital para realizarse chequeos de sangre y comprobar el estado de salud de su cuerpo. Los resultados una vez más fueron negativos. El hombre tenía alteraciones en los riñones y en el hígado.

Los daños internos de su organismo no fueron todo. El deportista de Brisbane confesó que  al comenzar el reto estaba pesaba 75 kilogramos y para el final de este había ganado ya 8 más.

TikTok:@conanvmvisser

Pero Conan Visser comentó que la peor parte de su experiencia no fueron los daños visibles, sino  cómo la comida chatarra afectó su salud mental. “Una de las mayores diferencias que noté fue como mi salud mental empeoró (…) Mi autoestima y mi confianza fueron bajando. Mi manera de resolver problemas e interactuar con las personas también empeoraron”, comentó el deportista en un video de TikTok.

El australiano aún tiene secuelas de su desafío extremo: No ha logrado bajar el peso ganado y su estómago sigue sensible. Visser inmortalizó su experiencia en su cuenta de TiktTok a través de una seguidilla de videos para concientizar a los usuarios sobre la importancia de llevar una vida sana.

TikTok:@conanvmvisser

Conan Visser después de 30 días comiendo solo en KFC, ganó 8 kilos, consumió 100 mil calorías y gastó mil dólares.