Por Gabriela Medina
4 agosto, 2017

El truco está en cómo lo cocinas.

La rutina cansa, especialmente con la comida, por lo que si estás un poco aburrido de la manera en que preparas tus sándwiches o el sabor simple de las ensaladas, hay un ingrediente que puede cambiar todo. ¿Te preguntas qué es? La verdad es que es mucho más simple de lo que podríamos pensar. El consejo viene de Pop Sugar donde nos recomienda añadir pimentón a nuestros platos. Pero cuidado, no se refieren al pimentón crudo, sino al asado.

No te abrumes: asar un pimentón es extremadamente sencillo y acá te vamos a enseñar.

Pasos a seguir:

1. Lave el pimentón

iStock

2. Colócalo a fuego alto en una estufa de gas, poniéndolo directamente en las rejillas, o asador en el horno. Utiliza pinzas para mover el pimentón y lograr que se carbonice por todos los lados. Cocina en la parrilla de la misma manera.

3. Si prefieres usar el horno primero precalienta a 230 °C. Coloca los pimientos en una bandeja para hornear y ásalos volteando cada 15 minutos. Se demorarán media hora en estar listos.

iStock

4. Cualquiera que sea la técnica que uses para ennegrecer los pimientos, una vez que estén hechos, colócalos en un tazón cubierto o una bolsa de papel marrón. Como el vapor de los pimientos se condensa, la piel se puede quitar más fácil.

iStock

5. Una vez que los pimientos se hayan enfriado, quita con cuidado la piel ennegrecida y deséchala. Puedes hacerlo con los dedos o con un cuchillo afilado. Tira o corte la parte superior del pimentón y exprime suavemente para quitar las semillas.

iStock

6. Puedes poner un poco de aceite de oliva y ajo.

iStock

¡Listo! Con esto en tus platos disfrutarás una comida llena de sabor.