Por Gabriela Medina
25 agosto, 2017

El problema es que es un tanto inesperado.

Si estás aburrido de la clásica salsa de tomate o si a menudo no tienes tanto tiempo de preparar una base que le de un gran sabor, existe un ingrediente que puede ayudarte en cosa de segundos. Eso sí, te aseguramos que la diversión extra viene con un costo y es que dicho elemento es un tanto inusual y eso se debe a que a menudo lo ponemos en sándwiches o lo comemos con fruta… pero rara vez se nos ocurriría ponerlo en la salsa de tomate.

La sugerencia viene del portal Gourmandize donde proponen este súper ingrediente para supuestamente mejorar el sabor de la pasta. 

¿Sospechas cuál es ese ingrediente secreto? ¡Ahora lo sabrás!

Se trata de nada más y nada menos que… la mantequilla de maní. 

¿Sorprendente no? Gourmandize dice que no hay que tener miedo de agregar este ingrediente a tu salsa a menos que seas alérgico a los frutos secos, claro.

Entonces ¿cómo hacerlo?

Estos son los pasos a seguir:

1. Añade la mantequilla de maní una vez que hayas salteado la cebolla y el ajo. Si bien el portal original no indica cuánta cantidad deberías poner, apelamos al sentido común, pues nadie quiere demasiado maní en su pasta.

2. Una vez que esto forma una especie crema, agregue los tomates y deje cocer a fuego lento.

Así de fácil, pero recuerda que debes advertir a tus comensales que tiene mantequilla de maní por si alguno es alérgico. Además, espero que esto no mate a ninguna nonna o enfurezca a los italianos.

¿Te sorprende que le agreguen este ingrediente? ¡Cuéntanos!