Por Andrea Araya Moya
2 agosto, 2017

¿Cuáles comes tú?

Si bien la interrogante del huevo y la gallina ha traspasado generaciones, siempre nos hemos preguntado si los huevos de color son mejores que los blancos. Muchos aseguran que los primeros tienen mejor sabor y que hasta son de mejor calidad que los otros. Mentira, en realidad es un mito que necesitas derribar de inmediato. ¡Son iguales!

Según la tradición, los huevos de color son más nutritivos que los blancos y por eso se venden más caros, pero la verdad es que son exactamente lo mismo. De hecho, sólo depende de la raza de la gallina que lo pone.

Así lo explica Monte Buey, avícola mexicana. Mientras que una gallina de plumas blancas pone huevos blancos, una con plumas oscuras y lóbulos rojizos pondrá huevos marrón. Bueno, también existen los huevos moteados y casi celestes, pero lo cierto es que el color de la cáscara no incide en el sabor o valor nutritivo del huevo.

En cuanto a la intensidad del color de la yema, esto depende de la cantidad y calidad del maíz con el que se alimenta a la gallina.

Pero, ¿por qué los huevos de color suelen ser más caros? Fácil, las gallinas de color más oscuros suelen ser más grandes que las blancas y consumen más maíz, por lo que se requiere de más dinero para mantenerlas.

Aunque también el mito de que los huevos de color son mejores provoca que los precios de estos suban, como para aprovechar la alta demanda. Es cosa de negocios y no tiene que ver con el sabor y la calidad.

Así que, si quieres comprar huevos es mejor que consideres el tamaño, la dureza de la cáscara y, claro, si el origen es de criadero industrial o de campo.