Por Catalina Maldonado
25 febrero, 2021

Un estudio de la American Heart Association —que siguió a mujeres mayores durante 18 años — demostró que una dieta alejada de las carnes rojas y el huevo, podría prevenir muertes prematuras y llevar un mejor estilo de vida.

¿Habías pensado alguna vez en alguna abuela vegana o vegetariana? Es lo mismo que nos pasa con las abuelas o abuelos tatuados, pues si bien los tatuajes están de moda hace no tantos tantos años, ya existen los primeros adultos mayores con ellos y se ven realmente geniales. Bueno, lo mismo ocurre con el veganismo, en algún momento llegarán los abuelos con este tipo de dieta.

Sin embargo, habrán algunos que se querrán convertir ahora mismo luego de un estudio que indica que las mujeres mayores deberían considerar una dieta vegana con el fin de alargar sus vidas y evitar una muerte prematura asociada al consumo de productos animales.

Vicky Bennison

El novedoso estudio fue realizado por American Heart Association, donde se analizó las muertes prematuras de mujeres posmenopáusicas y descubrió que cambiar al veganismo podría ayudarlas a vivir más tiempo.

El estudio incorporó a 102.521 mujeres posmenopáusicas con una edad promedio de 63 años entre los años 1993 y 1998 y siguió sus vidas y su salud durante 18 años. A lo largo de este período, 26.000 mujeres murieron debido a afecciones relacionadas con el sistema cardiovascular, 7.516 mujeres murieron de cáncer y 2.734 mujeres murieron debido a la demencia. 

Guideposts

Con seguimientos y cuestionarios, los investigadores pudieron concluir que una sexta parte de la dieta de las mujeres incluye proteínas, donde más de dos tercios se originaban en animales como la carne, huevos o productos lácteos. 

Bueno esto también se sumo a otros datos de estas mujeres, por ejemplo, que muchas tenían probabilidades de ser fumadoras y/o bebedoras en su juventud, además de llevar un estilo de vida sedentario con actividad física mínima. 

Con mujeres con diabetes tipo 2 y afecciones cardiovasculares, los investigadores lo contrastaron con aquellas que consumían proteínas de origen vegetal y las diferencias fueron notorias. 

Shutterstock

Solo con un pequeño cambio en sus dietas podría ser considerable, por ejemplo reemplazar la carne con alternativas vegetales reduce el riesgo de muerte prematura en un 14%. 

El autor principal, el Dr. Wei Bao, de la Universidad de Iowa, explica: “Nuestros hallazgos respaldan la necesidad de considerar las fuentes de proteínas en la dieta en las futuras pautas dietéticas. Las pautas dietéticas actuales se centran principalmente en la cantidad total de proteínas. Nuestros hallazgos muestran que puede haber diferentes influencias en la salud asociadas con diferentes tipos de alimentos proteicos“.

Pixabay

Por ejemplo, para las amantes de los huevos habrían malas noticias, ya que el consumo de esta proteína animal tiene un 24% de posibilidades de causarte una muerte por enfermedad cardiovascular y un 10% más de probabilidades de morir de cáncer. Eso sí, las personas que comieron más huevos tuvieron un 14% menos de probabilidades de morir de demencia.

Si bien la forma en como se cocina el huevo —muchas veces este es frito— podría ser la causante del aumento de probabilidades de muerte, lo cierto es que no deja de llamar la atención que el consumo directo de proteína animal redujo considerablemente el pronóstico de vida. 

¿Abuelas vegetarianas/veganas? ¡Allá vamos!