Por Leonardo Granadillo
11 febrero, 2020

Uno lleva por nombre Jack-Jack Cookie Crumble y el otro Cookies and Scream. Perfectos para devorarlos viendo estos clásicos inolvidables.

Netflix no ha sido un éxito por casualidad. Ver una película desde casa o una serie se ha vuelto placer demasiado agradable, lo hemos adoptado como costumbre acostarnos junto a nuestra pareja o solos para quedarnos horas viendo alguna temática que nos llame la atención. 

Algo que nos encanta de esta modalidad innovadora es la posibilidad de poder comer lo que sea. Quizá una asignatura pendiente que también le ha hecho a los cines perder terreno es el hecho de forzarnos a comprar solo sus productos, cuando en casa podemos disfrutar (o llorar) sin tener que pagar precios inflados.

Shutterstock

A eso parece apuntar ahora Disney ya que lanzó una nueva línea de helados de sus clásicos del cine: Los Increíbles y Monster Inc. Fue la ya mega conocida cuenta en Instagram @CandyHunting la encargada de dar a conocer la noticia posteando algunas fotos de los helados.

Instagram: @CandyHunting

En primer lugar tenemos la versión de superhéroes con el Jack-Jack Cookie Crumble ice-cream. Si eres un verdadero fanático no hay mucho que explicar, recordemos que Jack-Jack es un amante de las galletas con chispas de chocolate tal y como esta versión compuesta de vainilla, máscaras de chocolate y una combinación de galletas de chocolate.

En el otro costado tenemos la versión de los asustadores. Se llama Cookies and Scream y el helado es de sabores muy similares: galletas, chocolates y vainilla y pedacitos de Mike&Sulley en forma de chocolate.

Instagram: @CandyHunting

Fueron vistos en algunas tiendas de los Estados Unidos y se dice que están siendo distribuidos por la cadena Edy’s / Dreye’s. Esperemos cumplan el objetivo y terminen popularizándose por el resto de América y del planeta. Todos deseamos comernos uno de estos disfrutando de los clásicos de Disney que no nos cansamos de ver.

Una buena idea para esos fines de semanas que prácticamente nos atornillamos a la cama.