Por Gabriela Medina
18 agosto, 2017

Hasta tu botella de vino más barata merece respeto.

Si eres realmente amante del vino tienes que aprender cómo apreciarlo y cuidarlo. Especialmente dónde debes guardar esas botellas que compras semanalmente ya sea para disfrutar entre semana o que mantienes para una ocasión especial. La página web Refinery 29 entrevistó a Sayle Milne, fundadora de Wine Savvy, una página web dedicada a educar a la gente sobre este rico elixir.

La importancia de dónde almacenas el vino se puede ver reflejada en esta anécdota que Milne contra a Refinery29 sobre como alguien arruinó una botella de vino de 2000 doláres porque la guardó en un mal lugar.

¿Cuales fueron las recomendaciones?

En primer lugar, si el vino tiene un corcho, mantenga la botella ladeada.

“El corcho necesita mantenerse húmedo”

Afirmó Milne a Refinery29.

La experta explicó que si se mantiene recta la botella, los corchos se pueden secar y partir con el tiempo, permitiendo que entre aire en el vino, que se oxida y arruinar el sabor. Esto no importa para el vino con tapas de rosca o tapones alternativos, ya que no se degradará o cambiará con el tiempo.

El segundo consejo, es que el vino se debe almacenar a una temperatura fresca y constante, lejos de la luz solar y sin demasiado movimiento. La luz directa del sol, el calor y el empuje de la nevera o de la lavadora, por ejemplo, harán que los compuestos químicos cambien, alterando su sabor.

Milne tiene un refrigerador de vino y mantiene sus botellas a 12ºC. No te estamos diciendo que te compres uno, pero si eres fan del vino y tienes el dinero sería una buena inversión. También puedes usar tu fiel refrigerador pero debes almacenarlos en la gaveta de vegetales. Si no tienes espacio Milne dice que simplemente lo guardes en el lugar más oscuro y frío de la casa.

Milne aclara que los vinos tintos se deben disfrutar un poco por debajo de la temperatura ambiente, entonces debes dejarlos calentar un poco antes de beber. Los blancos y espumantes, por otra parte, pueden meterlos en el congelador unos minutos antes de servir si quiere que esté bien frío.

“Cuanto más fríos estén esos espumantes, menos probable que tenga un corcho volando fuera de su control”

Añadió Milne.

Por último, con respecto a estos vinos espumantes o la champaña destaca que debe también mantenerse de lado para su optimo consumo. Especialmente aquellas que tienen mucho tiempo añejadas o tienen años guardadas esperando una ocasión especial.

Más nunca guardaré incorrectamente mis vinos.