Por Lucas Rodríguez
28 mayo, 2020

Como dice el dicho, si el McDonald’s no viene a ti, ve tú a ese McDonald’s.

En varios lugares del mundo, la vida está comenzando a regresar al punto anterior a toda esta locura causada por la primera pandemia en muchísimos años. Varios países están comenzando a reabrirse, el término usado por los medios y las autoridades para referirse al regreso a la vida normal. Aunque debemos ser claros: normal significa con las medidas de distanciamiento social aun impuestas y claras, además del mandato de llevar mascarillas y estar constantemente realizando tests de coronavirus a la población. 

@mcdonalds

Esto también implica que el rubro de los restaurantes está comenzando a volver a la vida. No es exagerado decir que ellos fueron los más golpeados por el virus: se estima que todos los servicios que tienen que ver con el entretenimiento, sean los cines, los teatros o los lugares donde ir a comer o beber algo, han tenido enormes pérdidas. Algunos ni siquiera conseguirán volver a abrir. Por suerte para nosotros, McDonald’s no es uno de estos.

@mcdonalds

La cadena ya es lo bastante fuerte y resistente como para sobreponerse a casi lo que sea. Basta con que le den un par de meses para recuperar las pérdidas y estará de regreso. Esto implica que no todos sus locales se abrirán al mismo tiempo. Algunos tendrán que permanecer cerrados por más tiempo. 

@mcdonalds

Eso fue el impedimento con el que dos chicas del Reino Unido. Ryan y Paisley, dos amigos que tienen mucho en común, pero más que nada, gozan pidiendo una comida en McDonald’s, se dieron cuenta que sus Mac’s más cercanos, no pensaban abrir dentro de lo pronto.

Ryan Hall

Hastiadas por la cuarentena, ellas decidieron que solucionarían el problema por ellas mismas. Buscaron en Internet dónde quedaban el local abierto más cercano, dando con que era uno bastante lejos de su posición. Pero en ese momento, las distancias no existían: tomando su auto, se dispusieron a hacer el recorrido. 

Ryan Hall

En total, fueron 400 kilómetros. Pero lo lograron.

Ryan Hall

Su orden fue la más satisfactoria que han pedido en su vida. Ambas dijeron a The Sun que no les importó hacer la distancia. Después de tanto tiempo respetando las medidas que les dijo su gobierno de la manera más atenta posible, era hora de que se dieran un premio. Dado que nada les era más preciado que un menú de McDonald’s, solo había una opción lógica a la hora de elegir ese premio.