Por Florencia Lara
10 mayo, 2022

“Les agradecería que no vuelvan nunca más a mi restaurante”, fue el mensaje de Lee Skeet hacia los clientes que fueron irrespetuosos con Lily, su querida camarera. El propietario la apoyó obsequiándole 1.350 dólares (el consumo de la mesa) a su empleada.

Asistir a un restaurante a cenar, en la mayoría de los casos, suele ser una experiencia grata y placentera. Pero, trabajar en uno es en gran parte complicado, ya que no siempre los clientes son respetuosos con quienes los atienden. Esa fue al experiencia que vivió Lily Griffith, una camarera inglesa.

Instagram: @leeskeet13

Lee Skeet es chef y propietario de Cora, un restante ubicado en Cardiff, Reino Unido. El hombre es feliz cada vez que recibe nuevos clientes, pero desafortunadamente vivió una triste experiencia luego que un grupo de hombres fueran irrespetuosos e incluso tocaran sin su consentimiento a Lily, su empleada.

El grupo que asistió a Cora, gastó la cifra de 1.350 dólares en la cena, algo inédito en el restaurante. Pero a Lee poco le importó el dinero gastado cuando supo la humillación que vivió su empleada, por lo que dedicó vetar al grupo de personas por siempre, informándolo a través de un correo electrónico.

Instagram: @leeskeet13

“Quiero agradecerles por venir a mi restaurante hoy. Sé que incluso son la mesa que más ha consumido en nuestra historia (..)Pero Lily, quien tiene 22 años, me contó la manera irrespetuosa que fue tratada por ustedes. Les agradecería nunca más vuelvan a mi restaurante. Lily vale mucho más para mí que su dinero”.

 

Lee Skeet en el correo electrónico.

El chef ejecutivo como manera de demostrar que la joven camarera era realmente importante para él, decidió devolver todo el dinero de sus irrespetuosos clientes para que sientan el error que cometieron.

“Por favor mándeme sus datos bancarios para devolverle 1.000 dólares. Los otros 135 dólares de la cuenta se los transferiré directamente a Lily, ya que sería la propina que le corresponde y que ustedes decidieron no darle por sus servicios”.

Lee Skeet en el correo electrónico.

Pero, luego de pensarlo mejor, Lee decidió que no quería devolver el dinero. En su lugar traspasó los 1.350 dólares directamente a la cuenta bancaria de la afectada.

Instagram: @leeskeet13

El chef quiso compartir la angustiante situación que vivió su empleada a través de un post en Instagram para que los cibernautas estén al tanto de lo que sufren muchas veces los meseros. En pocas horas, tanto Lee como Lily recibieron cientos de mensajes de apoyo.

Incluso, un estudio de abogados de Londres decidió ponerse en contacto con ambos para hacer un caso contra los clientes y sus malos tratos hacia la camarera y llevarlos a la corte.

Instagram: @leeskeet13

Lee Skeet realizó un segundo post en redes sociales para agradecer el cariño de la gente , y mencionar una vez más que estaba orgulloso de su empleada.