Por Lucas Rodríguez
31 mayo, 2019

Estos pequeños arbolitos verdes contienen una cantidad impresionante de beneficios para la salud. Es una lástima que no a todos les gusten.

Cuando éramos niños, o aun más niños de los que somos ahora, nuestros padres siempre insistían en que comiéramos verduras. Decían que hacían bien para nuestro cuerpo o que nos ayudarían  crecer y desarrollarnos de manera correcta. La mayoría consideramos esto una molestia más que cualquier otra cosa. La mayoría sabían pésimo, especialmente porque a esas edades lo único que nos interesaba era comer cosas que supieran divertido, como tortas o dulces. 

Pixabay

Dentro de estas, siempre había un espacio especial para el brócoli. Era al mismo tiempo la que nos contaban que tenía más beneficios para nuestra salud, pero que al mismo tiempo era la que peor sabia. Pero algo de sabiduría había en nuestros padres, porque el brócoli es realmente, a falta de una mejor palabra, mágico. 

Pixabay

Si sigues sin ser fanático del sabor del brócoli (no eres el único, te apoyo), quizás esto te haga, si no desarrollar un gusto por esta verdura, al menos soportarla: nuevos estudios publicados en la Harvard Gazette descubrieron un componente en él que podría ser «el talón de Aquiles» del cáncer. 

Pixabay

Todo se debería a un gen llamado PTEN, que tendría la capacidad de ayudar a detener la multiplicación de las células que causan tumores y que luego pueden transformarse en cancerígenas. 

Pixabay

Aunque los directores del estudio aseguran que comerlo crudo es la mejor manera de recibir estos beneficios del brócoli, todos sabemos que sabe bastante mejor hecho al vapor o frito. Por esto, te dejamos algunas deliciosas recetas para ellos.