Por Daniela Poblete
29 abril, 2019

El cerebro lo sobreestima y podría convertirse en una combinación igual de adictiva que una droga.

Sabemos que el aguacate tiene un sabor absolutamente maravilloso y que para suerte de nosotros, su consumo trae enormes beneficios para la salud. Es por esto que muchas personas lo incorporan a su dieta diaria sobretodo a la hora del desayuno para quedar más satisfechos.

Sin embargo, comer pan con aguacate podría ser el comienzo de una adicción y es que según un estudio de la Universidad de Yale, unir carbohidratos con grasa, genera un mensaje a tu cerebro de satisfacción mayor a la que sería consumir ambas por separado.

unsplash

Aunque el consumo de este fruto es positivo para la salud, debemos recordar que la mezcla del pan y el aguacate es precisamente grasas y carbohidratos.

La investigación se llevó a cabo después de que un grupo de personas se sometieran a un escáner cerebral mientras se exponían fotografías de alimentos que contenían grasa, azúcar o la combinación antes mencionada.

unsplash

El resultado arrojó que la combinación de ambos nutrientes es percibida por nuestro cerebro de una forma exagerada y es que se sobreestima el valor energético real que posee la comida.

“Esta cultura alimentaria moderna promueve el comer en exceso y es precisamente combinando esos dos elementos, a través de los cuales el cerebro obtiene sus recompensas y satisfacción, tal como un drogadicto lo haría”, detalló Dana Small, directora del estudio.

unsplash

Si bien es una increíble y deliciosa combinación para mantener en nuestras vidas, tendrás que tener un poco más de cuidado antes de que se vuelva una adicción. Como dicen por ahí más vale prevenir que lamentar.