Por Catalina Maldonado
28 octubre, 2020

Por la pandemia de COVID-19, este restaurante en España como tantos otros en la región, se han visto obligados a despedirse nuevamente de sus negocios y la desesperanza los vuelve a invadir. La imagen habla por sí sola.

La temporada de verano trajo mucha alegría para el sector del turismo y la hotelería en Europa, y es que con la llegada del calor, los casos por coronavirus disminuyeron significativamente puesto que se pudieron levantar muchas medidas restrictivas como abrir café, bares, restaurantes y hoteles. Sin embargo, ahora el frío entra con fuerza y también una nueva ola de contagios. 

¿Qué pasa con el sector del turismo? Debe volver a cerrar sus puertas. 

Europa Press

A pesar de que muchos negocios simplemente quebraron tras tanto tiempo cerrados, los que pudieron volver a abrir se encontraban en la cuerda floja y dependían de estos meses para recuperar todo lo perdido. Ahora con el aumento de casos de COVID-19, la esperanza de surgir se vuelve lejana.

En ese sentido, una de las mejores imágenes que representa el drama que vive el sector del turismo y la hotelería en Europa, es una que publicó el domingo pasado el Bodegón Azoque, un restaurante de Zaragoza que se ha visto obligado a cerrar sus puertas. 

Facebook Bodegón Azoque

En el retrato, se puede ver cómo uno de los propietarios del establecimiento, José Fontanellas, consuela derrotado a Iván Trasobares, chef del restaurante. Ambos se encuentran sentados a las afueras de su querido local.

Nos vuelven a cerrar… Desde pequeños nos inculcan que el esfuerzo siempre tiene su recompensa, pero en momentos como estete hacen pensar que no es así, además de dudar de esos valores, te hace casi perder la ilusión e incluso el ánimo. Por un momento crees que trabajar en tu proyecto de lunes a domingo intentando mejorar a diario y con todo el sacrificio que eso supone, tal vez no sea suficiente“.

—escribe la publicación de Bodegón Azoque en Facebook—.

Los propietarios del restaurante compartieron la imagen sin pensar en el verdadero revuelo que significó, pues como ellos, otras miles de personas dueñas de negocios están pasando nuevamente por el difícil momento. 

“Desde la publicación de esta imagen hemos recibido llamadas de gente de toda España, de compañeros de profesión, restaurantes de todo tipo y de particulares que nos han prometido que en cuanto se pueda van a venir a comer aquí incluso desde otras comunidades autónomas”.

—cuenta José Fontanellas para El Heraldo—.

EFE

Finalmente en la misma publicación, los propietarios cuestionan las medidas adoptadas por las autoridades: “¿Por qué cerrarnos si es posible unir el confinamiento perimetral con nuestro sector? Otras comunidades lo han demostrado ¿Es posible que esta familia que está comiendo aquí, corra más peligro de infectarse aquí que en su casa? Si uno de ellos está infectado la suerte es la misma?”.

“Ojalá podamos volver a nuestro oficio, nuestra pasión, nuestra vida diaria en breves, pero no un 70 % como anuncian, sino todos y volvamos a ser los de siempre, los que abrimos un hueco de nuestra casa para que la gente pueda compartir sonrisas, momentos inolvidables y placeres. Todo esto gracias al ánimo de nuestra gente, clientes, amigos, familia, etc…”, finaliza la publicación.

A pesar de sus ganas de volver a la normalidad de antes, tanto en España como en Europa no piensan dar paso atrás a las nuevas medidas de restricción ante la pandemia. Una de ellas es volver con el toque de queda a partir de noviembre.

Esperamos que de todo esto solo surjan cosas buenas.