Por Lucas Rodríguez
11 febrero, 2019

Desde deliciosas carnes de cocción perfecta, a entremeses y cocktails que te hacen agua la boca. Las estrellas de la música no pasaron hambre en la más reciente edición de los Grammys.

El fin de semana que acaba de pasar, pudimos ver cómo los nombres más populares de la música actual asistían a la ceremonia donde varios de ellos iban a ser destacados por su trabajo. 

Algunas de las presentaciones estuvieron más destacadas que otras, pero lo que no desentonó en lo más mínimo fue el menú. Optando por una aproximación “tradicional y casera”, los chefs encargados sirvieron una serie de platos muy comunes, solo que preparados con un toque gourmet

De entrada y para comenzar a abrir el apetito, las estrellas disfrutaron de una versión aliñada y cocida con limón del tradicional “beef jerky”.

Buro247

Si el “beef jerky” los hizo recordar sus infancias, el siguiente plato ya levantó las sospechas de que los estaban alimentando como niños. Al menos hasta que degustaron esos macarrones con queso, que además incluían carne de langosta y tocino. 

buro247

Por si alguna de las estrellas quedó con hambre, los organizadores decidieron ponerle un alto a cualquier intención de queja presentando un poderoso bistec de solomillo junto con costillas de cerdo. Realmente no había forma ni espacio para las quejas.

buro247

La opción vegetariana eran berenjenas rayadas con ajo asado, baguettes servidas con romero y tomates secados al sol, junto con una mezcla de gnocchis de papa, ricota y trufa negra. 

De postre se ofreció una variedad de helados, bizcochos, macarrones franceses y cheesecake de ricotta.

buro247

Para bajar todo esto por la garganta de los invitados, el auspiricador oficial fue Absolut, quien ofreció su “swedish paloma”, un cocktail en base a vodka con jugo de pomelo y lima. Es difícil suponer si alguno de los invitados pudo salir caminando de una bacanal como aquella.