Por Javiera Oliden
3 agosto, 2017

Lo increíble es que no se me haya ocurrido antes.

Las frutillas frescas son una de las cosas que hacen que el morir de calor en el verano valga la pena. Pero en mi entusiasmo, siempre compro muchas… Lo que no sería un problema, pero a veces logro comprar más de las que puedo comer antes de que se pongan malas. Si eres como yo, lo que hizo este chef para conservar sus frutillas te podría ayudar a que no pierdas ni una sola la próxima estación.

Cansado de desperdiciar las sabrosas frutas, el chef William Werner empezó a hornear sus frutillas, luego de darse cuenta, experimentando en la cocina, de que era una buena manera para hacerlas durar por más tiempo. Funciona porque el calor del horno sirve para hacer que se deshidraten, lo que también, como le explicó a bon appétit, modifica un poco su sabor:

“Es más concentrado y un poco más dulce, porque has perdido algo de su contenido húmedo”.

Su receta es simple:

1. Mezcla las frutillas con dos cucharadas de azúcar

2. Déjalas reposar por 30 minutos para que el jugo salga.

3. Luego, se llevan al horno a 180º C por cerca de tres horas. El tiempo varía según el resultado que desees: Por ejemplo, si las quieres usar en granola, deberías dejarlas durante más tiempo.

No onhan ne nättejä! #kuivatutmansikat #dehydratedstrawberries #keittiöpsykopaatti

A post shared by Maria Auerkallio (@maria_auerkallio) on

Tal como lo hace él, puedes usar tus frutillas deshidratadas para lo que quieras: solas como snack, en tortas, o lo que se te ocurra. El tiempo  de duración ya no es un límite, solo tu imaginación.

¿A qué le pondrías tus frutillas deshidratadas?