Por Lucas Rodríguez
7 agosto, 2019

¡Al fin llegó el genio que se decidió a comercializar esta delicia! Lo necesito en mi vida.

Llegar a la edad adulta viene con varias dificultades y retos para los que la infancia no nos ha preparado. Cuentas, trabajos, jefes, todas son cosas que pesan sobre nuestros hombros, haciéndonos desear que estuviéramos nuevamente en los tiernos años en que medíamos solo un tercio de lo que medimos hoy. Pero la adultez también tiene sus beneficios, entre ellos la expansión de la cantidad de sabores que nuestras papilas gustativas comienzan a considerar alimentos agradables. Los niños caen fácil con los sabores dulces, pero a medida que pasan los años, nos vamos dando cuenta que sabores más complejos, como los amargos, son los más interesantes. 

Entre los sabores amargos, tenemos una batalla que quizás nunca se acabe, para definir cuál es el mejor de todos. Por un lado está la cerveza. Por el otro, los pepinillos.

@theresa_bruhl

Ese sabor salado, amargo, que solo podemos describir con adjetivos negativos, pero que de alguna manera nos dispara recuerdos de momentos maravillosos en el cerebro, es lo que define a los pepinillos. Pero aun mejor que los pepinillos mismos, es el jugo que vienen en las botellas. Especialmente si está fresco y frío, hasta cerca de causarnos una experiencia epifánica cuando lo tomamos con sed. 

Pixabay

Pero disfrutar de ese jugo suele venir con un problema. Uno muy simple, pero que cuando nos vemos entregados a la necesidad de beberlo, se vuelve algo dramático y enorme: los frascos de pepinillos suelen ser comunitarios. Esto vuelve la acción de posar nuestros labios contra el borde del frasco y mezclar nuestra saliva con el frasco, algo bastante poco higiénico. Para qué decir la rabia e instinto asesino que puede despertar en otro fanático de los pepinillos que nos haya descubierto in fraganti. 

Pixabay

Para evitar esto, la marca de productos Gordy’s notó que había una necesidad y decidió ponerse manos a la obra. Su nuevo lanzamiento estrella es el jugo de pepinillo en lata.

Gordy’s

El jugo de pepinillos es vendido originalmente como un aditivo para preparar cocktails con alcohol. Sin embargo, todos sabemos que si llegamos a tener uno de estos en nuestras manos, no esperaremos a sacar las otras botellas y concentrarnos en dar con las medidas justas para crear esto u aquel trago. Abriremos la lata, gritaremos de júbilo por nuestras suerte de que nos haya tocado vivir en una época donde esto es una realidad y luego nos tragaremos la lata entera sin respirar. 

Pixabay

Qué maravilla esto de que el mundo invente todo lo que podemos desear.