Por Leonardo Granadillo
23 septiembre, 2020

“Ella a veces me dice ‘más rápido más rápido’, yo como padre me siento orgulloso”, confesó el joven venezolano que trabaja en Chile. Su esposa también trabaja y no tiene con quién dejar a la niña, es consciente del riesgo, pero juntos se las arreglan para llevar algo de dinero a casa.

Hay dos tipos de seres humanos. Los que ante situaciones difíciles se dan por vencidos, y los que tratan como pueden de seguir adelante y revertir una situación que parece muy cuesta arriba. En este segundo grupo entra Omar Martínez, un joven repartidor venezolano que hace cuatro años hace vida en Chile, y que desgraciadamente por la pandemia, quedó sin trabajo.

Antes de la crisis él se dedicaba a los masajes terapéuticos, no obstante desde que los establecimientos (salvo los del rubro alimenticio) cerraron sus puertas, se vio en la necesidad de buscar otras alternativas para generar ingresos. Fue allí cuando decidió unirse a una aplicación de reparto de pedidos a domicilio, y recorrer Santiago de Chile para entregar pedidos y generar algo de dinero.

24 Horas

Eso sí, tenía que en el camino también encargarse de su hija Verona de cuatro años, la cual no tiene con quién quedarse debido a que su madre también trabaja. Por lo que diariamente y a pesar de los riesgos, recorren al menos 25 kilómetros para entregar los pedidos.

“Se obviamente que esto tiene un riesgo, que hay que tratar de tomar las ciclovías, si hay que esperar que pase un carro se espera, para tener ese cuidado. Si nos quedamos en casa vamos a estar un poco más cómodos, un poco más tranquilos, pero la parte monetaria no fluye”

indicó Omar Martínez a 24 Horas

24 Horas

El desgaste es tal que hasta le adaptó un pequeño motor a su bicicleta para facilitar el pedaleo, es un trabajo exigente, más aún llevando a una niña detrás.

“Fui un niño y me encantaba que mi papá me motivara, eso trato de inculcarle a ella. El ritmo lo pone ella, ella decide si seguimos, si paramos, se que puede resultar desgastante”

Omar Martínez a 24 Horas

24 Horas

No sólo se expone a la posibilidad de un accidente ni quiera Dios, sino también a la delincuencia, de la cual han sido víctima los deliverys de Santiago en el último tiempo.

24 Horas

“Tienes algo valioso que llevas atrás, a veces siento miedo, pero es mi cuidado, es mi responsabilidad”

indicó Omar Martínez a 24 Horas

La mejor de las suertes para Omar y su hija, sabemos que no es el panorama ideal ni nos agrada que se exponga tanto con la pequeña, pero la necesidad los mueve. Más temprano que tarde, superaremos estos tiempos duros.