Por Catalina Maldonado
12 diciembre, 2019

Según un estudio de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, el vino sería un excelente desinfectante. Una copa al día mantiene al doctor en la lejanía, decimos por acá.

Siempre nos han comentado de los beneficios que puede traer una copa de vino. Por ejemplo hemos sabido que es antioxidante, e incluso es recomendado por doctores para ciertas afecciones. Además, claro, todos disfrutamos de una buena copa de tu vino favorito. Sin embargo, ahora podemos tener otra excusa para seguir este ritual.

A partir de un estudio publicado por Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, se indica que el vino podría ser bastante efectivo para combatir a los gérmenes que nos causan muchas veces algún molesto resfrío o placas en los dientes.

Getty Images

Según indica el estudio, el vino sería perfecto para desinfectar los malos gérmenes que se alojan en nuestra boca, por lo que daría el pie para disfrutar de un vino no solo por su sabor, sino que ahora nos invita a consumirlo por sus beneficios. 

A través de la investigación que data desde 1998, buscaba examinar justamente las propiedades anti bacteriales de ciertas bebidas carbonizadas como el vino, cerveza, leche desnatada u agua. Para conseguir estos resultados, cada bebida fue infectada con diversas bacterias infecciosas como la salmonela, E. coli o la shigella. 

Getty Images

Luego de dejarlas reposar durante dos días, los investigadores se sorprendieron al notar que el vino fue el que menos bacterias vivas poseía. Esto quiere decir, que las bacterias contagiosas se le hace muy difícil sobrevivir al entrar en contacto con el vino.

Pero, en un estudio publicado por Journal of Agricultural and Food Chemistry, los investigadores descubrieron que la acidez y la concentración de alcohol en el vino no son los responsables de las propiedades anti bacterianas, como se creía anteriormente. Se trata se una serie de compuestos órganicos que se encuentran en el vino tinto y blanco. 

Getty Images

Es por eso que, que luego de neutralizar la acidez de ambos tipos de vino, descubrieron que efectivamente matan el 99.9 por ciento de las bacterias dentales y los gérmenes que causan el dolor de garganta: 

“La exposición al vino tuvo un efecto anti bacteriano persistente”, escribieron los autores. Sin embargo, una distinción menor es que el vino tinto es mejor para matar bacterias que el vino tinto, pero no por mucho.

¡No lo pienses dos veces la próxima vez que te sientas algo decaído y toma una buena copa de vino!