Por Luis Aranguren
14 agosto, 2019

Jesucristo convertía el agua en vino, por lo que beber cerveza mientras escuchas su palabra es una gran alabanza.

Al norte de Italia se encuentra el convento de Santa Maria Delle Grazie, lugar donde los monjes franciscanos hicieron de una simple sala de reunión un lugar para beber cervezas. Pero no es solo ir a tomar, porque en el Friar Pub leen la biblia y se mantienen discusiones interesantes sobre religión.

Los encargados de el santuario citan a Benjamín  Franklin cuando se les pregunta por su particular idea. “La cerveza es una prueba de que Dios nos ama y quiere que seamos felices”,por esto preparan ocho veces al año cerveza artesanal.

Instagram / Il Friar Monza

A estas reuniones suelen asistir personas hasta de 35 años, la verdad es una buena forma para hablar de Dios. Al quitarle seriedad y etiqueta hacen que esa noche sea mucho más agradable y las esposas lo agradecen, prefieren a sus esposos bebiendo en una iglesia que en un bar cualquiera.

Instagram / Il Friar Monza

El bar se encuentra abierto desde las 9:30 pm, al entrar le es indicado a los visitantes los temas a tratar durante la velada y se les indica donde tomar llenar sus tarros. Antes de cerrar a la media noche hacen una pequeña catequesis y agradecen por una velada más a Dios.

Instagram / Il Friar Monza

Toda la bebida dentro del lugar es increíble, todo ha sido realizado con madera reciclada por lo que es un lugar sustentable. Para la construcción participaron muchos jóvenes de la ciudad italiana.

Instagram / Il Friar Monza

La idea fue de Ivano Paccagnella, quien llegó a la ciudad de Padua y propuso esta maravillosa idea a los curas franciscanos. Quería que la palabra del Señor llegara a cada vez más personas y la cerveza era un gran punto de encuentro.

Instagram / Il Friar Monza

Aunque muchos critican esta innovadora idea, el precursor de este bar asegura que era una práctica común entre los frailes de la antigüedad en Monza, quienes conversaban mientras consumían el elixir hecho por Dios. Por noche caben hasta 190 jóvenes y la única condición es participar, debido a lo magnífica que ha sido su idea y la forma en la que se han acercado todos las reservaciones se hacen a través de una aplicación.

Instagram / Il Friar Monza

La iglesia ha demostrado que busca acercarse a sus fieles de forma más efectiva. El mundo evoluciona y la forma en la que Dios llega a cada uno de nosotros también.