Por Luis Aranguren
12 febrero, 2020

Estos productos se adquieren con un un descuento de hasta 60% y evitan la producción de basura.

El desperdicio de alimentos es uno de los principales problemas del mundo, pues genera contaminación y pobreza. Extrañamente los países que menos producen alimentos son los que más desperdician y eso es una situación que debe terminar.

Un mercado en Finlandia decidió tomar cartas en el asunto, a través de una estrategia que además de atraer clientes también salva al mundo.

Freepik

S-Market creó la “Hora Feliz” que permite a los clientes comprar los productos con un 30% de descuento en la tienda  y después de las 9 p.m. en un 60% del valor. Estas rebajas se harán en alimentos que estén cercas de su fecha de caducidad.

De este modo los compradores podrán ahorrar dinero y adquirir productos frescos, así todos esos alimentos no terminan en la basura.

Vanguardia

Pero el trabajo de S-Market no termina ahí, si los productos no llegasen a venderse pero aún puedan ser comestibles serán donados a organizaciones benéficas en el país. Una forma eficaz de acabar con el hambre, reducir la contaminación y además alimentar a quienes más lo necesitan.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, en Finlandia se desperdician cada año entre 335 y 460 millones de kilogramos de alimentos, suficiente para alimentar por completo a una región mexicana.

El Sonajero

Por si fuese poco esto genera una pérdida anual de 680 millones de dólares, lo que afecta en general a otros países también.

Es por esto que el gobierno de Finlandia se ha propuesto para este 2020 reducir en un 15% el desperdicio de comida a través de 200 establecimientos. Todos estos forman parte de la cadena de S-Market, y planean otros métodos para poder continuar con sus planes pilotos de reducción de desperdicios.

AP

El mundo nos necesita y realmente son necesarias políticas que ayuden a disminuir estos problemas que a largo plazo solo causan contaminación y pérdida.

Hay lugares en los que el consumo de comida es reducido, de usar estos alimentos para ayudar podríamos reducir el hambre a nivel mundial. Se estima que si se usara toda la comida que se desperdicia en el mundo, nadie más pasaría hambre.

Freepik

Así que aplaudimos esta iniciativa y la expandimos para que cada vez más gobiernos y cadenas de mercados puedan realizarlas también.