Por Camilo Morales
10 febrero, 2021

“No estoy tratando de salvar el mundo. Sólo intento ayudar a las personas que necesitan comida”, detalló Robert Magiet.

El invierno en Chicago, Estados Unidos, golpea con fuerza durante el mes de febrero. A tal punto que algunas veces se han podido registrar temperaturas de -30°C, debido a las olas de frío polar que azotan la zona. Y eso complica las vidas de las personas que viven y trabajan en la calle y no tienen un techo para refugiarse.

Es por eso que cada gesto puede ayudar a quienes están regularmente en la vía pública, ya sea porque son comerciantes o porque no tienen un hogar donde vivir. Así fue como lo pensó un día Robert Magiet, propietario de un restaurante, quien decidió comenzar a ayudar a esas personas. 

Robert Magiet/Up Lifting Today

Robert se topó un día con una vendedora que vendía tamales que estaba en plena calle luchando contra el frío bajo unas frazadas. Ahí se le ocurrió algo: si él le compraba todos los tamales, la mujer podría acabar con la venta y marcharse a su casa.

Parecía que tenía cinco capas de ropa (…) Le dije, ‘¿puedo comprar todos tus tamales y puedes irte a casa?’. Ella tenía tal vez diez docenas“, contó Robert a Chicago Tribune. Pero enseguida se dio cuenta que no necesitaba esas diez docenas, así que tuvo otra idea: regalar esos tamales a personas que viven en campamentos y que no tienen un techo sólido en donde guarecerse.

Fox 19 Now

Se dio cuenta que con esto podía ayudar tanto a los vendedores de tamales, que están a la intemperie, como a las personas que pasan sus días en la calle y sin alimento. Así comenzó una campaña en que Robert se paseaba por la ciudad buscando en cada rincón algún vendedor de tamales, para comprarles todos sus productos.

Con los distintos viajes, Robert entendió que debía llegar hasta los puestos de tamales a las 5 de la mañana, para así poder comprar la mayor cantidad de productos y tener más tiempo para distribuirlo en los campamentos y personas en situación de calle.

Fox 19 Now

Hay que recordar que algunos de estos vendedores están acostumbrados a vender 30 docenas de tamales al día (…) Pero no mucha gente está saliendo de su casa en este momento. Durante meses están ahí fuera sin vender tantos tamales“, detalló. Uno de esos vendedores, Javier Hernández, dijo a Fox 19 Now, que Robert “es como un ángel“.

Robert Magiet

Robert es dueño de un restaurante llamado TaKorea Cocina, en donde se acercó a su faceta solidaria y de querer ayudar a las personas. Con este recinto, que fue golpeado por la pandemia de coronavirus, ideó una campaña llamada Magiet’s Love Fridge, en donde instaló un refrigerador fuera de su local para que quien necesitara pudiera sacar alimento. 

No estoy tratando de salvar el mundo. Sólo intento ayudar a las personas que necesitan comida. Si tengo la capacidad de ayudar a alguien, simplemente iré a ayudar a alguien. Para mí, es literalmente así de simple“, cerró Robert.