Por Teresa Donoso
6 julio, 2017

¿Qué crees tú?

Es uno de los alimentos más apetecidos y nunca puede faltar en nuestro guacamole o en nuestra ensalada. Su sabor es simplemente delicioso y da igual con qué condimento te guste disfrutarlo: todo se vale. Adicionalmente, los tomates son una buena fuente de vitamina C y betacarotenos, por lo que ponerlos en nuestro sandwich de cada mañana es un paso muy sencillo y delicioso hacia una vida más sana.

Pero… ¿qué es el tomate? ¿Es una fruta? ¿Es un vegetal?

La verdad es que son muchas las personas que no logran ponerse de acuerdo al respecto y sospecho que este es uno de esos debates que provocan varios enojos un poco irracionales.

Es que la gente tiene muchos sentimientos respecto al tomate, ¿ok?

Lo bueno es que el portal Mental Floss ha venido a nuestro rescate y ha decidido darnos una respuesta que puede complacerlos a todos. Según ellos, el tomate puede ser una fruta Y una verdura dependiendo del ángulo desde donde se mire la problemática.

En el mundo de la botánica una fruta se define como aquella parte que se desarrolla desde una flor fertilizada mientras que un vegetal son todas aquellas partes comestibles que no nacieron de la flor. De esa forma, el tomate sería una fruta.

Sin embargo, la mayoría de la gente cree que es una verdura y de hecho se suele vender como tal, por lo que no parece raro referirse a los tomates de esa forma. Incluso los nutricionistas y doctores suelen presentarlos en estas categorías y rara vez vemos que el tomate termine en un postre dulce (algo que podría ratificar su pertenencia al grupo frutal). Adicionalmente, los tomates no contienen la cantidad suficiente de fructuosa para ser considerado como una fruta, al menos en términos nutricionales.

Entonces, ¿fruta o verdura?

Viéndolo desde el ángulo de la botánica definitivamente una fruta, pero si lo ves desde lo nutricional no te preocupes: sigue siendo un vegetal como siempre.