Por Teresa Donoso
11 Mayo, 2017

¿Te atreves a probarla?

A menudo nos sentimos muy impresionados con las cosas grandes. Lo gigante tiene un impacto significativo en nuestra vida, por alguna razón. Sin embargo, rara vez nos ponemos a pensar en las cosas más pequeñas, en los organismos microscópicos que flotan a nuestro alrededor o en los mecanismos pequeñísimo pero poderosos que nos mantienen con vida cada día.

Este es el caso de esta fruta que crece de una planta llamada Wolffia globosa y que ha sorprendido a todo el mundo por su pequeño tamaño. Según Mental Floss, la fruta cabe en una pequeña porción de la palma de tu mano y también se la conoce con el nombre de “Asian watermeal” o “comida acuática asiática”.

La Wolffia globosa crece con rapidez en la parte superior de los lagos y no tiene ni raíces u hojas que la ayuden a sobrevivir. Se reproduce de forma asexual y de vez en cuando también florece. De estas flores proviene su fruto, el más pequeño del mundo que, al parecer, podría convertirse en un importante suplemento nutricional.

De hecho, la planta ha comenzado a ser cultivada de forma más masiva en Asia del Sur debido a su alto contenido de proteína. Según el sitio Aquarofilia, su contenido de proteína es del 40% y es bastante similar a la que se encuentra en el poroto de soya. Tomando en cuenta lo rápido que se multiplica, parece la solución perfecta para acabar con el hambre en las comunidades más pobres.

Andrey Zharkikh / Flickr

Por ahora este fruto sigue estando disponible sólo en el continente asiático, pero es de esperar que su masificación lo lleve a diferentes partes del mundo. Dicen que sabe a berro (también llamado cresón o mastuerzo) por lo que, aunque fuerte, su sabor debe ser bastante tolerable.

¿Lo probarías?