Por Teresa Donoso
8 Agosto, 2017

Alcanza para 10 porciones generosas y tiene menos calorías de lo que crees.

Las tartas de queso siempre son bienvenidas, especialmente cuando son mezcladas con nuestros sabores frutales favoritos. Ese es el caso de esta receta que preparamos hace un tiempo y que mezcla la dulzura de las frambuesas con la textura crujiente de los pistachos. Lo mejor de todo es que ni siquiera necesitas horno y que esta tarta alcanza para 8 porciones grandes, 10 generosas o 12-14 más moderadas. Si lo divides en 12 trozos cada porción tendrá cerca de 350 calorías.

Ingredientes:

– 2 1/2 taza de galletas de mantequilla molidas.
– 6 cucharadas de mantequilla derretida.
– 170g de frambuesas.
– 440g de queso crema a temperatura ambiente (2 paquetes)
– 1/4 taza de azúcar.
– 1 cucharadita de extracto de vainilla.
– 1 taza de crema de leche (nata).
– 3/4 taza de pistachos tostados y molidos.

Preparación:

1. En un bol mezcla las galletas molidas con la mantequilla derretida y ponlas en la base de un molde desmontable para tartas. Presiona con los dedos para que la masa se comprima, y lleva a la nevera durante 20 minutos.

2. Muele las frambuesas en la licuadora y viértelas encima de la masa. Vuelve a refrigerarla.

3. Con una batidora eléctrica mezcla el queso crema con el azúcar y el extracto de vainilla. Añade la crema de leche y continúa batiendo, por último agrega el pistacho molido.

4. Vierte esta mezcla en el molde, y refrigera aproximadamente durante una hora o hasta que cuaje.

5. Decora con frambuesas y pistacho molido

¿Te quedaron dudas? Mira el video acá abajo.